ACROBACIAS MILONGUERAS EN “EL ORIENTAL” – Por Catulo Bernal

ACROBACIAS MILONGUERAS EN “EL ORIENTAL” – Por Catulo Bernal

Maestro. Maestro!!!!  – Eran dos mal vestidos y nos miraban Al Filosofo Pelandrun, a mi y sobre todo  a la fuente de papas fritas un poco carbonizadas que la nueva chef y prima del organizador de la Milonga nos habia cocinado con esmero y sin arte. Mire en redor a ver si por un milagro andaba por las inmediaciones el cristo de la iglesia milonguera de los primeros pasos  pero aquel hombre santo no se dejaba ver más y su profeta el Pebete Burundi estaba en declive.

– Diogenes, creo que buscan un concepto, una frase, un catalizador.

– Esto de tener discípulos es un incordio. Cuando era un humilde croto de la filosofía me respetaban y se quedaban en silencio meditando sobre mis pensamientos. Ahora no hacen otra cosa que citarme a destiempo. Hasta la estupidez mas grande tiene lugar en su libro de citas. Encima se enojan si no me acuerdo lo que dije. Que se yo cuando  lo dije y porque. Me distraen y no puedo pensar. Bien, aquí lo tienen…

-No, No. Usted no. Nuestro maestro es el. Poeta Bernal, se va a dejar el bigote de nuevo?

Solo entonces vi que llevaban un bigote parecido al que me había afeitado antes de ir a la marathon.

– De momento no. Me gusta la sensación de una mejilla pegada a mi. Me acostumbre al abrazo cerrado y con la mejilla pegada a la compañera es mejor. Aquel bigote,  aunque fue una seña de identidad de juventud que se volvió costumbre, me aleja del universo, esquivo de por si.

– Uau. Los dos sacaron al mismo tiempo cuadernos de tapa dura y escribieron.

-Y ustedes son?

–  Bitio Calcio y Sandor Sinicalco. Seguimos sus andanzas y aventuras. Somos principiantes en el tango y en las letras. Románticos desesperados. Militantes del alba y el descuido. Nos podría firmar su poema vivo? Se van a comer esos pedazos?

-No. En ambos casos. Lo que digo no lleva métrica y no soy de firmar autógrafos. Ahora si quieren la milanesa refrita es suya.

– Que les aproveche muchachos. Coman ahora que están en la edad del desengaño y tienen los órganos recién pintados. Después querrán darle alguna mano de antiacido o anti-oxido pero la carrocería no les va a responder – acoto Pelandrun limpiándose unas migas con su bufanda de frases Aristotélicas.

Después de zamparse de un bocado los pedazos como quien arrea con una mano todas las payanas de una mano extendida los muchachos se pasaron un vino en caja que traían para bajar el banquete.

-Maestro. Que consejo puede darnos a nosotros que recién emprendemos el largo viaje por la senda oscura?

– Muchachos, no anden paveando por ahí con las palabras. Aprendan la virtud del silencio y la mirada. Sugieran hasta que se haga evidente que la sugestión esta esperando acción. Una invitación, algo consistente. Ya sea que su intento vaya destinado a violentar el universo, seducir a una mujer o encadenar la fama la premisa es la misma: No boludeen. Lean a los grandes Poe, Steimbeck, Higsmith, Shelley, Conrad, Almafuerte, Discepolo, Chandler, Rabelais,Borges, Bolaño, Adams, Kennedy Toole, Moore, Miller,  Gaiman y Mieville.

-No sera Melville? – apostillo Piton Pipeta que no paraba de mandar mensajitos a su mujer operando en el programa de Romulo Papaguachi.

– NO. No China Mieville que vienen a ser una mezcla de Bradbury, Dick y Mackenna. Melville también, Faltaría más Si no van a perseguir al legendario cachalote blanco de los sueños ni se molesten en ser poetas. Si no se van a obsesionar con el sonido escrito bájense ahora que todavía hay paradas.  Si van a recitar que las palabras surjan como un oráculo, con la voz firme y la fe absoluta. Si van a enamorar no se traigan los versos aprendidos de casa. Mantengan limpias las intenciones y también los calzones. No atraviesen la ronda. Para transgredir lo establecido primero hay que saber que es. Háganse romper la cara por una causa noble ahora porque cuando se hagan mayores los huesos duelen más y uno tiende a perder la integridad y ver mezquinos los nobles ideales.  Coman, beban y escriban. Viajen, bailen y escriban. Sufran,lloren y escriban. Amen, besen y escriban. Pero mantengan al menos un ojo pegado a la realidad o se les ira  la ocasión y la vida en cazar versos. Y no se tomen demasiado en serio. Los… donde están?

-Dante engendro a Marlowe, que tuvo descendencia con Fitzgerald y Faulkner de quien salieron  Caifas, Edgardo y Gambetita Saturno.

-que dice Diogenes?

– Es que cuando se pone a dar consejos mirando para adentro parece un genealogista bíblico. Los pibes se aburrieron, cabecearon a unas muchachas y andan por ahí en la pista, topando con la caja de vino. Por cierto, creo que este cabernet tiene un defecto. Aquellos también serán  discípulos suyos?

Me señalo un grupo de bigotudos que se acercaban al escenario. Todos tenían vestimentas similares en negro ceñido. Con ellos venían unas muchachas de falda corta al estilo del circo.

– No Lusiardos. Esos son los del ballet de acrobacias tangueras Gaucho Grucho. – Dijo Mocito Taura trayendo una bandeja de asaduras con la calidad Pocochiana de siempre. Riquelme el organizador de la milonga venia atrás supervisandolo muy de cerca, ataviado con una chaqueta roja con estampados de flores de lis recién salida de una tapicería. Después del episodio con el Consorcio Internacional Milonguero tiene un trauma.

– Usted los contrató?

– Cinco parejas? ni loco. Me hacen la exhibición gratis si les presto la pista para ensayar  en la semana. Vienen a mostrar un poco de su arte y de paso ver si algún potentado capitalista los puede llevar de gira

– Llevar de gira? Eso se usa todavía?

– En provincias siempre caen algunas incautas. Y algunos también. Pergamino, vaya a bailar que Gabi Sodini  pone milongas y después viene el espectáculo.

El Pibe ya estaba en la pista antes que terminara de decir milonga.

Mis discipulos se movían con la cadera hacia adelante cayendo se del compás.

– Acrobacias tangueras. Con que música bailaran?

No llegamos a contestarle. Los últimos bailantes se fueron a sus mesas mientras Riquelme presentaba. Las cinco parejas se dispusieron en circulo abarcando la pista de tierra apisonada. Hasta los borrachos habituales que sostienen el poste central se sentaron quizá porque las muchachas tenían faldas muy cortas tipo pantaloncitos.

Sono Piazzolla. Pero era un Piazzolla tuneado. Como si le hubieran prestado la orquesta a D’arienzo y Racciati lo siguiera de atras. O mejor dicho Piazzolla con arreglos circenses.

Comenzaron a caminar interrumpiendo cada paso por algún voleo o vuelta aérea. Hasta los sanguchitos iban altos a la altura de las cabezas de los milongueros sentados. En un momento temí por la peluca de “Mascarita”  Ponce que de tanto asistir a festivales concurridos se sienta al estilo indio en el suelo con sus pantalones verde yuyo. Aunque se veían precisos los artistas  algún chorizo salio volando limpiamente de la mano de un comensal absorto por efecto de algún gancho y sacada que tentaba la vertical y continuamente utilizaba la pista como punto de apoyo para alguna nueva cabriola de altura. Por eso las muchachas iban calzadas con zapatillas de practica. Si uno de esas sacadas se desviaba diez centímetros o fallaba la técnica era lesión segura. Los bigotes se movían arriba y abajo como un ejecutante de saxo besando el instrumento. Era un espectáculo de alto riesgo y todos lo mirábamos sin saber bien que pensar. Hasta los discípulos miraban embelesados a las muchachas compartiendo el vino de caja con los borrachos del poste. Ah … la juventud.

Si alguno de los milongueros habituales intentaba algo similar se quedaría boqueando como un pez fuera del agua para estirar los pies encromados en un rictus final. La compañía era como una versión reducida del circo del sol. Pero sin financiación y posiblemente sin seguro.

Estábamos cerca del final. Si los volatineros eran tangueros circenses deberían hacer un cierre colectivo en las alturas.

Saben lo que es un cierre en Domino? Es un cierre colectivo con por turnos con pirueta incluida, comenzando con la pareja menos hábil hasta llegar a los cabezas de cartel, que ejecutan la suerte más difícil. Para que algo así suceda es fundamental que la primer pareja comience su  cierre en el momento justo y bailando alcance a la que le sigue para pasarle el relevo. Exige arte y sincronizacion  para que la ultima pareja pueda llegar cerrando al ultimo compás. Aquello se puso frenético. El corazón me iba a mil viendo como de a una las parejas se iban quedando quietas. Faltando escasos tres compases la penúltima pareja toco a la principal. Vimos como el tipo levanto por los aires a su pareja en una imposible vuelta giro americana  que la muchacha cumplimento con un tirabuzón es espiral tipo gimnasta rusa. Sono una exclamación en toda la milonga. La misma del que ve que el acróbata esta a punto de no llegar después de un triple salto mortal sin red a encontrar su trapecio. El trapecio humano en la tierra esperaba a la muchacha para cerrar en el abrazo. Faltando una milésima de segundo se abrazaron y cerraron con una volcada clásica.

Toda la milonga estallo en una ovación prolongada.

La compañía Gaucho Grucho se fue con esa media corrida típica de los artistas de circo.

Al volver para retribuir las aplausos el bigotudo principal se tropezó con una chapita que sobresalía de la pista apisonada y se fue al suelo con los meniscos por delante. La musiquita circense seguía sonando mientras se iba renqueando.

– que pena. Haberlo hecho en un circo de verdad. O una milonga con piso parquet.  Si el principal se jodio a estos mas naides los va a querer – dijo Pipeta parafraseando al tango.

– La sabiduría popular acuño una frase adecuada a la ocasión: Lo barato sale caro. Aunque yo añadiría: No derroches tu arte en los tugurios. Les causa alegría el botellazo, son de placeres fijos y si algún macanudo te descubre después te estafa.

-Como esto se ponga de verticalizar se ponga de moda en las milongas…

– Porque es muy difícil. Pero hay algunos fantoches que andan encaminados y explorando. Todos hemos visto alguna versión simple de esto y a veces por el borde de la pista.

– Uy, fíjese en sus discípulos chiquitos. Los del ballet los están  verticalizando a las trompadas.

-Y… no tendrían que haberle hecho ojitos a las chicas. Y menos bajo los efectos del vino en caja.

– Yo creo más bien que el vino de caja esta haciendo efecto.

– Por lo menos siguen sus consejos. Se van a hacer romper la cara por una causa noble, el enamoramiento.

Un rato mas tarde   luego de circunvalar la pista seguidos de cerca por los bigotudos gruchos, Calcio y Siniscalco  subieron corriendo por el terraplén sin pararse en el bosque de ortigas y desaparecieron en la noche.

– Esos dos van a estar un tiempo sin escribir un verso. Les va a doler hasta el pulso.

– El oficio de poeta es de riesgo y el de joven no le cuento.

Brindamos por los discípulos, los principiantes, los que tientan la vida con la cara. Y después de agotar las dos botellas de Merlot salimos a bailar las ultimas tandas del amigazo Soda, que se volvía al verano porteño.

Mi profesion de fe es la escritura y la erudicion que dan las horas bien vividas. Leo mucho, escribo mucho, bailo mucho. hace mucho tiempo estudie ciencias de la comunicacion, leí hasta siete libros en una semana, vi muchas peliculas y leí mucho comic. Allende el mar aprendi a bailar y a estar en las milongas. Hoy, corregido y aumentado, vuelco lo que se en este humilde blog. Y lo que no se, lo recreo para que se diviertan aquellos a los que el dia dejó de lado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

wordpress theme by jazzsurf.com

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com