APOCALIPSIS MILONGUERO – Por Catulo Bernal.

APOCALIPSIS MILONGUERO – Por Catulo Bernal.
octubre 7, 2019 juan ignacio Arias

Nina está de vacaciones. Me ha dejado la llave de su casa, para que cuide sus plantas y al Gato Adolfo que se sienta en mis rodillas cuando escribo. Cuatro  semanas de alegría compartida me han alejado de la muchachada Lusiardiana. Así que aprovecho para volver a mi querida milonga al aire libre «El Oriental» y compruebo que el universo milonguero ya se esta alejando de mi. Lo noto en los matices. internos y externos.  Riquelme ha puesto maceteros con plantas aromáticas, quizá para limitar los desbordes y  el inoportuno gancho que termina con la vida del vino n y las copas de cristal que deberían estar en un museo. En la mesa el filosofo Diogenes Pelandrun, Romulo Papaguachi, jubilado radiofónico e historiador de insólitos pasados, Piton Pipeta y…

–  Que hacen estos dos Acá? – Mis discípulos Bitio Calcio y Sandor Siniscalco comen y escriben en sus tablets..

– No te enojes Catulo. Como estabas en luna de miel los invitamos para equilibrar la mesa. Los servicios milongueros Vieytes y Luconi andan aun en la guerra delivery y Al Indio Martin se le ocurrió llevar a Corsini, el caballo a ver a sus parientes. Estos muchachos se portan bien y dan prestigio. No tanto como vos – Ironiza Pelandrun.

– Mantuvimos calientes su reputación con versos viejos  y consumimos papas fritas en su honor.  Ahora que esta de vuelta difundiremos su palabra maestro. Vamos Bitio, nos esperan.

– Que habran hecho estos dos en mi ausencia..

– Los muchachos siguen su propio camino. Eso si, se venden mejor que vos. Ya tienen un grupo de poesía con muchas admiradoras.

– Admiradoras – Dice Papaguachi –  Supe tener muchas haciendo radioteatros.  «El ultimo gancho del Purrete Saldivar» fue un exitazo.  En aquella época yo llevaba la melena al estilo Tarzan. Las chicas no me creían cuando les decía: Yo soy el Purrete Saldivar. Miraban mi estampa jipi y me decían:  Si sos Saldivar bailate la milonga haciendo » El Pelito»

– el que?

– Era el paso del purrete. Una milonga no estaba completa hasta que el purrete hacia el «Pelito». Todo cuento. Efectos de sonido, gritos y algún secundario que decia:» El pelito, esta haciendo El Pelito». El operador cortaba la música  para que se oyeran los desmayos falsos y siempre uno de nosotros Gritaba «Un medico a la mesa 4» . Pero bailar… Por que se creen que lo contábamos por la radio? En la vida muchachos, están los que bailan,  los que son ásperos para el compás y los que viven del amague porque saben decir al oído la frase que enamora. Así he ido yo hasta que llegó Olguita Filiber, la bataclana y lo cambio todo. Aun estoy pagando las consecuencias de mis locuras y su ausencia..

Ante la posibilidad de una recaída melancólica que me arrastre por los pocos días que llevo sin Nina pregunto.

– Veo que se las han arreglado bien sin mi. Que novedades hay por la milonga?

– Las de siempre. Aniversarios, festejos, maratones, encuentros. Gente que aprende, gente que no aprende y enseña. Grandes bailarines, grandes ambiciones,  grandes comilonas, grandes fraudes. Y un San Finito Escabiadin hecho de madera que llora vino tinto si mira las noticias y blanco si mira hacia la pista..

-que?

– Dicen que hay autobuses que te llevan de peregrinación a la milonga del milagro. Y han asomado la cabeza por «El Oriental» algunos Debutos.

– devotos… se dice devotos mi amigo Pipeta.

-No. Son «debutos», los discípulos de la «Iglesia Milonguera de los primeros pasos»(ver entrada Feb.26.2016)  Andan vendiendo los «Evangelios Milongueros» a la salida de las milongas.porque adentro no los dejan estar.  Es molesto que te griten al oído en medio de una tanda. «Arrepiéntete pecador y deja de meter pasos sin fundamento. El apocalipsis milonguero esta cerca.»

– Apocalipsis milonguero…No estamos ya metidos en uno?

-Metafóricamente. Estos desviados repiten su secuencia anti-catástrofe. «Cuando se venga el fin nos juzgaran desde arriba y los debutos nos salvaremos porque la divinidad sabrá que hacemos los pasos de la salvación»

– es un apocalipsis selectivo, para quien se compra el libro, se viste de rojo y visita las milongas que publicitan  los evangelios milongueros – Dice Pipeta.

-Todos los apocalipsis son selectivos –  Pelandrun como siempre ojea la lagrima de su vino antes de continuar – Pero por cuestiones de burocracia siempre conviene una catástrofe general. Aunque los religiosos  crean que alguna intervención divina los vaya a salvar. Si es que el infierno existe debe estar lleno de gente buscando una oficina de reclamaciones. Siguiendo este pensamiento en el caso que haya un demiurgo o varios implicados para ahorrarse molestias  seguramente debe haber puesto en este germinado planetario una fecha de caducidad.

– Que tontadas que dicen ustedes los jóvenes! Con lo sagrado no se juega.  Me voy, que mañana salimos de viaje con el grupo de los radiofonistas jubilados. Disfruten con sus sacrilegios.

Papaguachi casi cruza la pista para saludar apenas esquivando a dos parejas en frenesí Tanturi.

-Va de peregrinación a ver al San Finito. Seguro.

-No sabia que era tan religioso

– Bueno. Cada cual tiene sus creencias. Por tradición familiar, social o desesperación uno siempre termina siendo religioso. Aunque su religión sea la apostasía.  En algunas religiones no hay termino medio. Estas conmigo o contra mi. Bien o mal. Como si no hubiera tantas variables en los dos conceptos. Piensan ustedes que hay por ahí un contador de iniquidad o de malas acciones? No. Somos un juguete olvidado en el fondo de una caja de cartón llena de polvo. A este universo se lo comerán las polillas de la entelequia antes que lo borren de un plumazo. – sentencia Pelandrun.

-Mientras no nos coman el asado y nos beban el vino por mi que vayan haciendo de a poquito – Dice Pipeta- Pero ya puestos a imaginar y si te encargaran a vos  el apocalipsis, como lo harías Catulo?

–  Que me hiciera cargo?   Y en base a que?  Por la forma de bailar?  La malversación de los sagrados códigos?

-No. Dejemos de lado los aspectos formales. Esto  ya estará en marcha. Si no es un contador de iniquidad sera un contador como el de la luz. Imagina que directamente te dicen. «Empiece las obras el lunes por la mañana antes que la marquita roja  del contador de la vuelta entera»

-Si es apocalipsis milonguero mejor que sea en horario de tarde. Y que pase de un mediodía luminoso a un crepúsculo oscurecido en solo tres segundos.

-Perdón. No soy yo el encargado? Si todos van a meten mano en el apocalipsis se nos va a ir el tiempo en discusiones!

– Lo que vos digas.

– Vale. Entonces y si yo fuera el encargado  se vería  un cielo placido que se ilumina al atardecer y de golpe se apaga tiñendo la faz de la tierra con un siniestro color purpura chillón con estampados.

-Estampados?

– Si. Estampados que parezcan a la vez horriblemente cerca y lejos. Rayos de diseño recreando  una pista suspendida  en movimiento, amenazando caer desde las alturas y con ese ostentoso tipo de ganchos y voleas que provocan que se abra el velo de los cielos y se vea entre las rasgaduras sombras informes zumbando vientos atronadores. Y un vendaval de vino pasado.

-Hasta ahí vamos bien. Y después?

– No hay después. Todo es simultaneo. Hay un general chirrido de frituras sosteniendo  un sitial imposible con un musicalizador que con sus manos de fuego convocara a los siete ángeles de plata estañado que en sus trompetas graves atronaran Fresedos. Ese tipo de Fresedos que parecen venir del otro mundo.

-Ahí le esta errando Catulo – dice Pelandrun – Yo a Fresedo lo imagino sonando en el vacío cósmico dentro de una nave abandonada y a la deriva.

-Si. No es muy impresionante.

–  Por ahí «Bomboncito» sonando con un coro de bajos viejos  del inframundo no estaría mal.  «Taquito militar» pero muy lento.  O  Niesztche  cabalgando en cueros sobre el bayo de la muerte y cantando enloquecido   «Cuesta abajo» o «A pan y agua»  Estaría bien como uno de los jinetes del apocalipsis.

-Nietzche? porque Pitón? Nietztche no es del ambiente. Si vamos a poner cualquier artista por el nombre o porque suena no va a ser milonguero.

– Podemos poner a «Tallarin» como HAMBRE.  A La «Tortazos» como GUERRA y al Sudon Maiste como «PESTE»  Lleva el ambientador incorporado en la axila.  Y Tallarin te agarra cualquier changuita o currito.

– Que es el apocalipsis, no una obrita de teatro para sacar fondos! Si vamos a traer algunos jinetes del apocalipsis que sean de calidad.  Contursi, Discepolo, Tita Merello y Mercedes Serrano con cinco orquestas de D´arienzo en las ancas del caballo. Haciendo «Nada Mas» . Para que en el fin de los tiempos haya  buen gusto aunque después se venga el batacazo.

– Y un catering fenómeno. Pero para la plantilla y los que mejor destrocen!

– Desmantelamiento sistemático. Que estamos llenos de destrozones sin criterio.  En orden han de caer de la milonga suspendida los terminadores: Gigantescos  milongueros olvidados que en parejas conformen una ronda  que pisa papanatas a diestra y a siniestra.

–  Como en las películas de Godzilla? .

-Algo así. Habría un revuelo de camisas floreadas,   poses de diseño y rayos mortales de milongueridad  barrerían sin  piedad todas las ciudades sin milongas.  Hasta que no se viera una sola pareja  a destiempo. Los justos, todos caminando en un compás glorioso de diferente aunque armoniosa cadencia siguiendo al ángel  Troilo que tiene las llaves de los cielos y los conduce hasta Horacio Ferrer que está en la puerta. Una pena, porque la mayoría no entrara. Andarán haciendo ochos hasta que se cansen o aprendan. Y para los recalcitrantes. el ángel del abismo  con la cara de Edmundo Rivero  diciendo con su voz de bajo y el deje alunfardado. » Este es el día del juicio y acá no hay jurados amigos ni acomodo que valga. Tanta pavada y tanta exhibición han dejado al tango de lado. Se acabó la milonga. Ahora toca el raje para el convoy! Y se los llevara a puñados.

-Pero no era que no tenían nada que ver las cuestiones de baile, los cánones y los códigos. Quien decide quien entra, quien se queda haciendo ochos y a quien lo estrujan las manos de Rivero?

-Ven porque es tan difícil lo del Apocalipsis? Igual que nosotros juzgamos con nuestros criterios, que perfectamente pueden estar sin actualizar, quien dice que las divinidades milongueras  no nos van a juzgar con un manual  viejo?  Uno que no haya sido modificado, corregido y aumentado en tanto tiempo?

– que complicación con esto del apocalipsis Diogenes.

– Y Si… La ultima tanda siempre es la mas jodida.

Soy escritor, poeta y milonguero. Busco mis temas en las noches de milonga, en los libros que amo, en las peliculas que me marcaron y en este misterioso baile que es la vida. Si deseas conocer el mundo del tango Argentino y a la vez divertirte suscribete a mi blog y recomiendalo. Si puedo ayudarte con algun tema de redaccion enviame tu propuesta a mi correo electronico. gargantua04@yahoo.es. Estare gustoso de ayudarte.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aceptamos su generosa donacion. Nuestros redactores de lo agradeceran!

Button Text.