TANGO ARGENTINO, ESCRITO CON HUMOR

CÓMO BAILAR CUANDO ABRAN LAS MILONGAS (SUGERENCIAS Y PROPUESTAS)

CÓMO BAILAR CUANDO ABRAN LAS MILONGAS (SUGERENCIAS Y PROPUESTAS)
mayo 26, 2020 juan ignacio Arias

TANGO ARGENTINO, HUMOR Y PREVENCIÓN

ESTRATEGIAS Y PROCEDIMIENTOS PARA VOLVER A MILONGUEAR

PROPUESTAS HUMORÍSTICAS

Hace uno cuantos días me preguntaba cómo podría utilizar mis escasos conocimientos de prevención para extrapolarlos y así contribuir al bienestar de la cosa pública milonguera, cuando quienes parecen velar por nuestro bienestar y necesidades tengan a bien permitirnos asistir a nuestra primera milonga; una cuestión fundamental y que debería estar sustentada en una continuidad en el tiempo y en el espacio, por el bien físico y psicológico de todos.

Consciente de mi infinita ignorancia, aunque teniendo tras de mi el inmenso bagaje de tantas inmortales obras literarias; dejo aquí asentadas algunas propuestas para enfrentar al enemigo con humor, tal como hizo en su momento el insigne Jonathan Swift y su memorable “Modesta proposición”  para acabar con el hambre en Irlanda (obra por la que no se lo tuvo en buen concepto. Si se toman la molestia de leerla, sabrán por qué),  rogando lean lo que sigue como un divertimento sano.
LO QUE LEERÁN SON SOLO SUGERENCIAS.
Aunque se sabe,  muchas veces de una mala ficción nace una  buena idea.
Y Viceversa.
AL LLEGAR A LA MILONGA
Nada de demorarse en la puerta. Nada de exhibiciones de indumentaria, desfile de moda, curriculums inflados ni competencias de ego. Nada de muestrario de pergaminos habilitantes, amiguismos,  negociados y otros tratos de favor para intentar entrar a la milonga sin pagar.
No podemos hacer pelotón en la puerta.
No podemos hacer grupete en ningún lado.
REPITO. NADA.
Se acabaron los corrillos de cigarro, las confesiones de invierno con «el pucho de la vida apretado entre los labios»
DIFERENCIAMOS AFUERA COMO LUGAR COMÚN DE RIESGO PROBADO Y ADENTRO COMO LUGAR ASÉPTICO CONVENIENTE Y CONTROLADO.
Dejaremos en el vestuario o colgador nuestros abrigos guardados en porta-trajes livianos o bolsas de tintorería rotuladas con nuestro nombre..
Tendremos que venir ya cambiados de casa para evitar atascos en los baños.
UNA VEZ DENTRO
Pasaremos al vestíbulo de la milonga donde seremos rociados generosamente con una solución antiséptica o haremos uso de jofainas con perfume, para limpiarnos las manos.
Llegaremos con nuestros guantes al banco común, área de cambio compartida.  Si ya hay gente cambiando sus zapatos esperaremos, haciendo oportunos comentarios sobre el tiempo y Di Sarli a la distancia.
A ejemplo de las costumbres japonesas cambiaremos nuestros zapatos, dejándolos  en bolsas precintadas y procederemos a ponernos los zapatos milongueros, que hemos traído en una bolsa estanca, flotando en una solución de alcohol en gel, dentro de nuestros prácticos tarros herméticos de zapatos con el nombre escrito en el frente, para evitar confusiones.
 Luego de lo cual habremos de limpiar correctamente de gel el entorno y nuestras manos.
MASCARILLAS. ¿SI O NO?
Sí. Pero deberemos pensar en mascarillas funcionales, con materiales confortables y diseños variopintos. A imitación de los yelmos de caballería de la edad media(es un ejemplo), nos protegerán sobre todo del rociado nocivo de las gotas de saliva en suspensión, el más evidente foco de contagio.  En sugestivo material fresco, forrando un armazón rígido, que supere en un palmo las narices, para que tengamos un agradable micro clima respiratorio dentro de nuestra propia mascarilla.
 A los señores fabricantes y los inventores sugiero mascarillas con motivos tangueros de sonrisas dibujadas, —No. No estoy pensando en Gardel —con un tubo de diez centímetros grosor  saliendo por la izquierda y terminando en chimenea, para que nuestro flujo de aire sea constante y no nos lesione los pulmones.
DISPOSICIÓN EN EL SALÓN
Ahora que por necesidad debemos  afrontar como un pariente no deseado la vecindad del distanciamiento social, tendremos más que nunca que mantener una mínima zona personal en sala, mesa y barra. Incluso apelando a indicadores o marcas en el suelo para evitar confusiones.
 SALA 
 Para aquellos que no estén bailando ni tengan una mesa asignada será menester mantener un mínimo de un metro por hilera y fila, haciendo un presencial intercalado, ya asignado, cuidando no repetir sexo entre uno o otro.
En el caso de una disposición enfrentada se alternará sexo a la inversa. Esta disposición además podrá ser rotatoria. Cada persona avanzara después de cada tanda  hasta el cuadrado siguiente. Lo que favorecerá la variedad de paisaje humano.
Se tendrán en cuenta excepciones. Por ejemplo, si quienes vienen a una milonga son pareja, ambos podrán compartir un mismo cuadrado asignado en su “zona de parejas” habilitada por los organizadores. Se preverá  un pasillo de libre disposición en zona común para ir a los baños y a la barra, con  indicaciones de desplazamiento en color en el suelo, tal como hacen en los hospitales o en los aeropuertos para evitar extravíos.
Esto evitará lo que daremos en llamar a partir de ahora “Promiscuidad ambiental” que nada tiene que ver con otras promiscuidades que no nos atañen.
Aunque nos interesan.
MESAS
Mantener el distanciamiento social en mesa es más sencillo de lo que parece. Deberemos dejar de pensar las mesas como una superficie plana. Ahora, una mesa para máximo tres personas, deberá tener, en los mejores casos, una especie de podio atlético en “T” invertida, para evitar intercambio de fluidos y a la vez favorecer el asentado de copa, vaso o vianda.
 Si es de material transparente, para ver a los otros ocupantes de la mesa, mejor. Ésto impedirá que las indeseables gotas nos toquen y a la vez favorecerá la conversación, siempre y cuando la persona del medio deje su copa o sustento en el medio.
 En las milongas mas pobres bastara con poner una caja de cartón que se eleve a la altura de la cabeza  abierta en el fondo, para crear este cubo de aislamiento. Ver figura.
De esta manera podremos compartir conversación, alcohol y momentos con el mismo sano cinismo de siempre.
 BARRA
 La barra será como una ventanilla de banco con un compartimento para el dinero o la tarjeta —Una caja o cajón al estilo farmacia nos sirve—,  y otra abertura  para la recogida de alimentos.
El acrílico o el plástico nos preservaran de inoportunos esputos, a la vez que nos aislaran de la ira externa.
 Las viandas se servirán en servilleta, platos desechables y las bebidas, a ser posible en vaso plástico o copa que el mismo interesado habrá de traer desinfectada de casa. Así evitamos un foco seguro de contagio. O cirrosis por ósmosis.
Queda prohibido convidar.
Para comer podremos levantar la mascarilla, tratando de no chorrear por hambre o gula las inmediaciones.
 Una vez consumida la vianda o el bebestible el mismo consumidor lo abocara en el cubo de basura habilitado en la ZONA DE LIMPIAR(Ver apartado).
COMO ARMAR LA RONDA
SE ACABARON LAS IDAS A LA MESA, ESOS FLAGRANTES DELITOS AL CÓDIGO MILONGUERO. AHORA SÍ O SÍ DEBEREMOS CABECEAR O ESPERAR EL CABECEO.
Con distancia y exagerando la gestualidad. Así deberemos sacar  a bailar. Como todos llevaremos mascarillas no hará falta preservarnos bailando con parejas pre asignadas, tal como se está sugiriendo en estos días.
Tampoco tendremos esas dudas de cabeceo, en las que a veces la persona que no elegimos sale a bailar con nosotros aprovechando con picaresca  y velocidad la ocasión.
 Ahora el cabeceo será inequívoco, porque tendremos un metro entre cada persona.
Hasta llegar a la pista deberemos respetar el carril marcado con la cinta de color correspondiente o avanzar a la pista desde el lugar donde estemos. Luego de encontrarnos con nuestra pareja, SIN INVADIR NI AVASALLAR  ESPACIO  AJENO, entraremos en la ronda por orden de formado.
La ronda deberá estar completa antes de comenzar cada tanda. Es prioridad de los organizadores  situar a cada pareja en su espacio en la pista. Un espacio que no deberemos vulnerar por ansiedad, virtud,egoísmo o egotismo.
El organizador deberá ser por fuerza animador y maestro de ceremonias de su milonga.
Nuestros bailongos serán espacios lúdicos. Y todos participaremos activamente de la milonga.
COMO SE FORMA LA RONDA ANTES DE BAILAR – CONSEJOS PARA EL ORGANIZADOR
 SE ACABÓ LA RONDA EXTERIOR PARA LOS ENTENDIDOS Y LA INTERIOR PARA LOS PRINCIPIANTES  (SI ES QUE ESO FUNCIONÓ COMO TAL, ALGUNA VEZ)
Como se trata de hacer rondas concéntricas con un mínimo de un metro entre cada una de las ruedas, se dispondrán las parejas de menor estatura en el centro, pensando lógicamente que las parejas de mayor envergadura física podrán cubrir la ronda con menos pasos.
Aunque todos los participantes tendrán la oportunidad de rotar de ronda según ocasión, orquesta y pareja.
Eso sí. Como debe ser. Sin abandonar su carril, so pena de expulsión u ostracismo al RINCÓN DE LIMPIAR(más adelante hablaremos de ello).
EL PAPEL DEL MUSICALIZADOR
El Musicalizador deberá prever intermedios de dos minutos entre tanda y tanda, para que todos los bailarines o participantes estén debidamente situados.
Deberá poner música acorde, que no dificulte el entendimiento y el armado de la ronda.
Ayudaría  que, como hacen  nuestros mejores musicalizadores, anunciara en voz alta lo que pondrá.
 Y cuando la ronda esté formada. Pues ¡A Bailar!
 PARA SALIR DE LA PISTA 
 LOS ORGANIZADORES HABRÁN DE TENER EN CUENTA UN ESPACIO DE UN METRO LIBRE ENTRE LA RUEDA EXTERIOR DE LA RONDA Y LAS MESAS.
Cuando la tanda termine deberemos abandonar la pista ordenadamente. Primero los de afuera, sin besos —aunque se permite la felicitación y el guiño cómplice— ni abrazos.
Una forma seria salir ordenadamente por un espacio de entrada/salida, asignado.
O en su defecto avanzando individualmente —o en pareja, en caso de aquellas ya constituidas— al espacio común marcado.
¿Y COMO BAILAMOS?
 MIENTRAS SIGAN LAS ACTUALES CONDICIONES SANITARIAS  SE DESACONSEJA BAILAR MEJILLA A MEJILLA BUSCANDO EL LABIO.
LA POSTURA SERA ENFRENTADA TORSO CON TORSO Y CARA MIRANDO A FRENTES CONTRAPUESTOS.  SOBRE EL HOMBRO DERECHO DE LA PAREJA EN AMBOS CASOS.
Tal como muestra la figura. Así la mascarilla del leader y la  del  follower tendrán diferentes frentes, manteniendo el abrazo y respirando cómodamente sin pensar en goteos.
Si se pudiera implementar la mascarilla con chimenea al lado izquierdo esta postura será ideal.
OPCIONES ALTERNATIVAS
APILADO INVERTIDO.
Una propuesta que no deja de ser más bien un juego de calistenia. Para lo cual se deberá dotar a cada pareja de una cinta elástica que los una. A la inversa del apilado normal, en el que la postura de pirámide se logra a la altura del torso, con esta postura y la ayuda del elástico mantendremos los pies bien cerca y los torsos en la postura de prevención. Se desaconseja, si la milonga es de reducidas dimensiones.
Se desaconseja, asimismo,  la milonga de reducidas dimensiones.
Deberemos en todos los casos bailar cómodos y hacer mucho caso al aire y al sobrante. Que haya suficiente espacio no significa que lo vayamos a cubrir a las zancadas con nuestras piruetas imposibles. Por prevención y por seguridad.
BAILE CON EXTENSIONES
Esto es más bien para prácticas principiantes. Se trata de que cada uno de los integrantes de la pareja sostenga un tubo de cartón (de mercería) de medio metro en cada mano.
Será más bien un tango marionetistico: El NEOTANGO NUEVO.
SOBRE EL GIRO Y OTRAS FIGURAS ENFRENTADAS
Deberemos además tener en cuenta que las figuras de giro  manteniendo el frente no son para nada beneficiosas.Un giro en velocidad puede salpicarnos gotas de sudor en los ojos.  Si se ejecuta un giro no podemos bajo ningún concepto quedar enfrentados mascarilla a mascarilla, por mas abierto que sea el abrazo, con nuestra pareja.
 Una opción seria disociar la cabeza hacia el hombro derecho en ambos casos y mientras se ejecute el giro.
Habrá que practicar. y practicar. Y practicar.
Pero eso siempre.
DEL USO DE COMPLEMENTOS PREVENTIVOS
GUANTES Y CHAQUETAS DESECHABLES.
GUANTES ¿Sí o no?
Si el guante impide el contagio por sudor es necesario. Algo que tendremos en cuenta sobre todo en verano, cuando la profusión de icores humanos y vahos corporales se vuelve abundante.
El hecho de tener nuestra cabeza sobre el hombro derecho de la pareja(Sobre, no apoyado) nos llevará a plantear posiblemente empapadores de hombro desechables.
O un hombro postizo de material liviano, que pueda sumergirse completamente en un balde con gel alcohólico —perdón, alcohol en gel—, u otros desinfectantes, para limpiar después de cada tanda.
Este sistema, aunque novedoso, es también poco práctico.
Además debemos tener en cuenta que habrá tránsito innecesario hasta el balde o cubeta de gel. Lo que puede ser un factor añadido de contagio.
GUANTES Y PAÑUELOS 
Una opción combinada que aúna una costumbre de nuestros milongueros venerables: El pañuelo perfumado en la mano que busca la otra mano en el triangulo.
Esta puede ser una buena forma de volver a ese costumbrista buen modal casi perdido.
El perfume con su alta concentración alcohólica  mantendrá a raya el sudor, posible fuente de contagio.
Para la mano que busca la espalda o el hombro, conviene un guante del material que sea, siempre que sea aislante
.¿Guantes fríos con el mismo material sintético que se usa para refrigerar botellas de vinito blanco?
Tendremos que probarlo. El vino también.
USO DE CHAQUETAS IMPERMEABLES O BOLSAS TIPO PONCHO
También puede que sea una solución, rudimentaria, pero afectiva.
Es cierto que agregará un factor ruido importante —el sonido de la bolsa puede distraernos del goce de la orquesta, aunque, si aprendemos a movernos con sigilo, nuestro baile ganará en calidad—, otro añadido acaso innecesario.
Es algo que deberíamos probar en estos primeros., tímidos tanteos a la nueva milonga.
 Apelamos al ingenio de los diseñadores o creadores de vestimenta milonguera, para que pongan a trabajar su cerebro buscando los complementos más cómodos que podamos usar para maximizar la prevención.
POSIBLES USOS DEL RINCÓN DE LIMPIAR
Este es una deformación  de aquel “rincón de pensar” pedagógico, al que se mandaba a aquellos niños díscolos y revoltosos.
Creemos en  la buena voluntad de todos. Pero a veces, las ganas de bailar, el ansia y la premura nos pueden inducir a cometer actos imprudentes. Como por ejemplo adelantar en la pista,  buscar innecesariamente el contacto, favoreciendo el contagio o declarar nuestra pasión inconfesable a la pareja con verso y salivazo lascivo.
Porque, hablemos claro, NADIE está exento de ser portador. Aunque parezca sano.
Por eso se puede implementar este rincón de limpiar, con la cubeta de alcohol en gel,  y un cubo para abocar todo el material que desechamos, sea de uso o consumo comestible.
Allí serán desterrados temporalmente  quienes,  abusando de su soberbia o fanfarrronería, hagan gala de poco civismo cayendo reiteradas veces en la temida “PROMISCUIDAD AMBIENTAL”.
Allí se quedaran estos mentecatos, limpiando chaquetas u hombros postizos.
Y si su mala fe es reiterada podrán ser expulsados de la milonga.
Deberemos ser rigurosos. No nos queda otra.
TRÁNSITOS EN GENERAL
Para favorecer la circulación en la milonga en general deberemos prever nuestros desplazamientos. También en general.
Si vamos al baño no vayamos cuando termina la tanda y la posibilidad de aglomeración es mayor. Consejo que también se hace extensivo a la barra.
Refrenemos nuestra ansiedad de baile. Dediquemos una tanda para ir al baño, sabiendo que emplearemos más tiempo por una cuestión higiénica.
La toallita personal untada en gel puede ser eficaz.
 Pero esas mugrientas costumbres puercas de no lavarse las manos deben quedar atrás.
Lo digo porque había muchos que al escuchar un Pugliese o un Troilo apenas tenían  tiempo para cerrar su bragueta  y salir a bailar con la “promiscuidad ambiental privada” aún en la mano.
USO DE CARTELES INDICATIVOS Y RECORDATORIOS
Para que a ninguno se nos olvide el funcionamiento y desplazamiento en cada milonga, no vendría mal disponer de carteles con la cara de nuestros ídolos milongueros y frases de buen hacer.
Aquí pongo estos ejemplos. En paréntesis la cara sugerida.
MAS ALCOHOL(EN GEL) Y MENOS PASIÓN, PARA UNA SEGURA PREVENCIÓN(Di Sarli)
NO ALARGUE LA JETA NI BABOSEE. ES POR SU BIEN(Tita Merello)
MANTENGA EL METRO INDICADO EN PISTA Y OTROS ESPACIOS(Libertad Lamarque)
PROHIBIDO ADELANTAR(Echagüe)
MANTENGA  COPA PERFECTAMENTE IDENTIFICADA. NO HAGA MEZCLADITOS (Goyeneche)
 ASEGURE EL CABECEO. Y LUEGO VAYA A LA PISTA(Maria Nieves)
PROHIBIDO ABANDONAR LA RONDA EN MITAD DE LA TANDA(Pepito Avellaneda)
EVITE GRITAR(Rivero)
EL SALIVAZO INCONTROLADO ES PERJUDICIAL. Y EL MAL GENIO TAMBIÉN(Pugliese)
NO TE VAYA SIN DESPEDIRTE NI AVISAR(Troilo)
LAVATE LAS MANOS, MUGRE(Castillo)
PAGÁ LO QUE DEBÉS(Discepolo)
¿Y COMO NOS VAMOS DE LA MILONGA?
Como siempre. Cuando queramos. Pero para que el uso de nuestro espacio sea optimo debemos avisar al organizador, al empleado o a quien corresponda. Para que pueda limpiar la superficie que hemos estado ocupando.
Así, otra persona podrá utilizar nuestro espacio sin perjuicio.
Trataremos de no dejar nada que nos pertenezca en la mesa, o en el espacio que hemos usado. Algo que reducirá ostensiblemente los olvidos de zapatos y prendas.
 Agradeceremos. Caminaremos confiados sin volver la vista atrás. Pasaremos a la zona común donde nos esperan nuestros zapatos en bolsas estancas. Y luego, con el corazón henchido de alborozo nos iremos a nuestra casa, respirando a tragos cortos el alma de la noche.
Casi, casi como siempre.
PALABRAS FINALES
No podemos saber como será nuestro futuro cercano. Nadie puede.
 Posiblemente mis consejos humorísticos disparen posibilidades. O dentro de un tiempo nos parezcan aún más absurdos.
Quien sabe.
 Deberemos ser conscientes del cambio. Las milongas, como las conocíamos ya no serán.
Pronto se abrirá una nueva era de transición en la que deberemos apelar a la sabiduría y la paciencia para que nuestras milongas se vuelvan aquellos lugares entrañables donde hemos sido felices.
 Donde viven nuestros mejores recuerdos.
Una nueva época para trabajar aquellas cosas que no nos gustaban. Desterrar esas otras que nos parecían detestables.
Y recuperar aquellas que nos mantenían vivos.
Es nuestro deber, como custodios involuntarios de una etapa que se cierra y que aquellos que vendrán conocerán por nuestras palabras.
Por la emocionada forma que tengamos de trasmitirles la experiencia.
Será difícil. Será diferente.
Un desafío que ganaremos con cabeza y corazón.
Desde este humilde espacio, animo a todos los que hacemos la milonga a explorar ideas, a contrastarlas, a probar.
Como si fuéramos recién llegados a un planeta nuevo.
Con nuestra voluntad engrandecida y nuestras ganas intactas.
Como si siempre fuera nuestro primer abrazo milonguero.
Poeta y milonguero. Copywriter. Periodista. Lector voraz. Busco mis temas en las noches de milonga, en los libros que amo, en las películas que me marcaron y en este misterioso baile que es la vida. Si puedo emocionarte y necesitas textos hechos con el corazón, contáctame. gargantua04@yahoo.es. Estaré gustoso de ayudarte.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Design Style Switcher

× Contáctanos