CREASE O NO MILONGUERO – EL DELIRIO DE RINTEY

CREASE O NO MILONGUERO – EL DELIRIO DE RINTEY

Durante los 42 años de su existencia el milonguero  Ramor Gastaldi, cariñosamente llamado Rintey por los amigos se dedico a la misma labor que Robert Ripley, el creador y dibujante de Aunque usted no lo crea. Rintey, cuyo apodo se debía al perro de un conocido cuya característica principal era pisar sin gracia y con ruido baboseando la cara de quien tuviera cerca, fue recopilando estos datos y hechos curiosos en las milongas, donde para no dar justificacion a su apelativo  se impuso la labor de documentar todas aquellas situaciones, casos o experiencias irreales que veía en las pistas y aledaños. Siempre al costado de la ronda y con un pincel especial confeccionado con pelusa de pista descuidada Rintey ilustraba los “Casos increíbles” que solo el parecía captar en la multiforme noche. Acaso esa capacidad se debía en parte a la absenta de 80 grados que se hacia traer del bar “Limencia”, en damajuana de tres litros. O quizá al compuesto base de su celebre  tinta especial de dibujo, un compuesto hecho a trementina y borra de botella cabernet, que los mismos pulperos o el personal de barra de los establecimientos bailables le proporcionaba.  Tal como Salgari  describía lugares donde nunca había estado, Rintey escribía y dibujaba sobre milongas de las antípodas sin salir de sus 10 milongas habituales, por lo que fue muchas veces acusado de falsario. A lo que el creador aducía con gesto pícaro  sorbiendo por igual absenta y tinta:”Que yo no haya estado no significa que no los vea” Aseveración fundamentada por sus frecuentes “Tandas de espíritu” manifestaciones inconcientes de un envenenamiento lento con probabilidad certificada de locura, que lo hacían retorcerse en medio de la pista tirando ganchos a la nada para posteriormente salir del trance con nuevas “Visiones”  Visiones que  le servian como  un  justificativo para su arte y su baile perruno. Conocida su fama, milongueros y bailarines de todo el mundo le enviaban material gráfico en forma de fotos, que Rintey publicaba con entusiasmo y sin verificar en periodicos o fotocopias,  llegando incluso a pagar por montajes fraudulentos hasta 400 dolares y una docena de empanadas. Hoy el ático sin ascensor  donde se lo encontró en final enrosque  es un museo visitado por curiosos, amantes de la pintura bizarra  o gente que prepara tango maratones en altura. Veamos algunas de sus “Casos increíbles”.

Las mujeres de la milonga Sucuchape, de Bombay pueden saber quien baila bien por el olor corporal. Se trata de un habito de supervivencia trasmitido de generación en generación.

El señor Pascual Casenave tiene el record de intentos de secuencia completa en una milonga. Por desmemoria y obstinación estuvo obstaculizando a todas las parejas durante 1 hora y media con la misma compañera, hasta que le salio algo parecido a lo que sus profesores le habían enseñado.

Zapato charol donde se ve la cara de Di Sarli .  Resiste a todo lustre. Y algunos fanaticos del musico le han hecho un altar modesto que se ve desde la puerta de la borracheria “Dalmacio”

En Los baños de Milonga Tancredo hay una mancha de orín con la cara de Gardel. Dependiendo del día los concurrentes dicen que se ríe o canta “Criollita decí que si”

En Grudicne hay unos mellizos siameses unidos por el brazo cuya habilidad para el tango salón esta comprobada.  Aunque  se arreglan bien para bailar tienen algunos problemas para el cabeceo y la elección de tandas, pues Jordo es fanático de Tanturi y posee una musicalidad excepcional, mientras su hermano Tochrio prefiere a Pugliese  y se recrea en los silencios.

Contrariamente a lo que se piensa el porcentaje de sudor que se pierde en una tanda lenta es superior al que expedimos en una tanda rápida.  Piensenlon.

Las medusas de las Islas Andaman tienen un curioso ritual de apareamiento que recuerda una ronda casino perfectamente sincronizada. Los ejemplares que no llegan a cerrar a tiempo son aislados y frecuentemente se los ve en los arrecifes de coral, matando su soledad con efluvio de anémonas.

En la película de 1956 “Tango del submundo” sale 52 veces un extra con la cara del Tigre Arolas bailando orillero. Se dice que el extra es en verdad el fantasma de Arolas que viene a puntear a los vivos en el tobillo, con sus taquitos finos. El rumor se origino en la milonga ” Cine Brasil” donde la cinta es repuesta  con éxito semana a semana  desde el 75 y la media de machucones duplica la de las milongas normales.

El señor Urso Mudrañes tiene el record de disociación extrema permanente desde que en 1996 se quedo  trabado en una americana. Solo pudo recuperarse hacia  el 2003.

Los jóvenes  del pueblo Grundetr en Siberia se casan con las mujeres que rechazan su cabeceo.  Para asegurarse su amor, los muchachos se adornan con gorros pimpollo que simulan ojos desviados. No se sabe bien de donde viene esta curiosa costumbre pero parece asegurar la bonanza a la comunidad.

Cuando un niño de la etnia wurieen nace se cree que pequeñas criaturas feericas las regalan un adorno y el nombre que lo acompaña. El apellido les viene del tango en el que fueron concebidos. Así es frecuente encontrar adultos Wurieen que se llaman gancho Trenzas, Sanguchito Labandoneynosabia o Sacada Lacachila.

La milonga mas pequeña del mundo se hacia en el baño sin puerta del bar Tranfur, de Slauchsen. En ella entraba una pareja y duro un año, hasta que los echaron por no pagar el alquiler.

En Udrusine, una pequeña aldea milonguera de Italia, hay que esperar una hora  para entrar a la ronda. Los udrusineses nunca bailan la tanda que deciden.

Las miongueras de Grudzca, en Lituania, llevan limones pasados en la bolsa de los zapatos. Cuando en la pista ven a alguno que se hace el artista lo puntean con saña. El moreton resultante se infecta y aleja al engreido de las rondas durante un tiempo largo. Esta politica de prevencion no siempre discrimina positivamente.

Los milongueros de Grudzca, en Lituania usan tobilleras de cuero cargadas con la magia de chamanes del pueblo. Ultimamente esas supuestas tobilleras magicas son la principal fuente de recursos de la region.

En la Antártida, en linea con el monumento a Shackleton hay un zapato 40 que recuerda la fallida gesta de la expedición de cayengueros  De Tito Pompon, que intento cruzar la Antártica bailando Re Tin Tin.  La empresa duro media hora por la traición de los perros que portaban la vitrola.

Y ustedes amigos milongueros, testigos de noches delirantes, lo creen o no?

Mi profesion de fe es la escritura y la erudicion que dan las horas bien vividas. Leo mucho, escribo mucho, bailo mucho. hace mucho tiempo estudie ciencias de la comunicacion, leí hasta siete libros en una semana, vi muchas peliculas y leí mucho comic. Allende el mar aprendi a bailar y a estar en las milongas. Hoy, corregido y aumentado, vuelco lo que se en este humilde blog. Y lo que no se, lo recreo para que se diviertan aquellos a los que el dia dejó de lado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

wordpress theme by jazzsurf.com

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com