DESESCOMBRANDO LA MILONGA

DESESCOMBRANDO LA MILONGA

Pitón Pipeta vino con la novedad a la mesa remozada del bar Roñoso en donde ocupáramos nuestro tedio pos vermut  jugando a esquivar pataduras y bochincheros en el juego de moda “Milonguero Ninja” que los Mamerces habían adaptado a una vieja mesa de jueguitos electrónicos con palanca y botones para 4 jugadores,  después del re-estreno potente en la noche del lunes de Milonga del Pipa en su nueva locación de “la Yumba”.

– Cierran MILONGA DEL ORIENTAL.  Martita, que hace Teatro  en el potrero, me acaba de mandar un mensaje.  Dice que en la tranquera de la entrada  hay un cartel explicando que por orden del C.onsorcio I.nternacional M.ilonguero y por culpa de los disidentes tiratomates hasta que no se pueda garantizar la seguridad  de los asistentes y sus ropas de diseño la milonga queda clausurada.

– Eso es una excusa. Los tiratomates no han vuelto. Y los toxitangos se han ido junto con los mercaderes del paso a otras milonga apadrinadas. En todo caso creo que lo que les molesta es que haya bajado la concurrencia – dijo Papaguachi.

Tenia razón. Desde que los del grupo rebelde de “La distorsión y la mancha” habian corrido a tomatazos a los farsantes los trenes turísticos venían llenos a la mitad y sin anunciarse. Casi todos los visitantes miraban desde el tren. Solo unos pocos bajaban y se fundían enseguida en el  ambiente de buen bailongo, con las fabulosas viandas parrilleras, los héroes de leyenda de la vieja guardia y con la mítica aura de misterio y locura que tantas buenas noches nos dejaron.

– Están locos estos payasos? Como van a cerrar una milonga al aire libre?  Se piensan que Riquelme se va a quedar con los brazos cruzados sin hacer milonga cuando hace 12 años que no hay viernes si no esta EL ORIENTAL?- dije apretando frenético el botón justo cuando un zombi me giraba por la derecha avanzando hacia mi bailarín con el codo. Lo baje de un ganchazo.

– Ese es el problema muchachos. Hace una semana que Riquelme se fue a su retiro de semana Santa en el Uritorco. Debe estar crucificado en las colchonetas y no contesta al móvil. Esta a cargo Pococho. Dicen que desde ayer esta sentado contra el palo central como Jose Arcadio Buendia, sin soga, pero delirando  mientras le pasan por al lado los talleres de Teatro normal, , teatro kabuki,  Tango, lucha libre, metegol tamaño real y piragüismo en sanja. Hugi y Muni Cuervo están desesperados.

Diogenes Pelandrun, Romulo Papaguachi, El Pibe Pergamino y yo dejamos  al mismo tiempo los botones tira sacadas y ganchos con la consiguiente obstaculizacion de todos los carriles por pataduras haciendo sanguchitos y detenciones metafóricas.

–  Si la milonga siguió adelante a pesar de todo no puede ser que en ausencia de Riquelme  los de la mutinacional de la coerción   cierren el potrero. No tienen derecho.

-Este año se ha ido muy temprano a la montaña ese hombre. Debe tener mucho pensamiento acumulado. O Quiere mostrar la chaqueta.

– Pococho. Me intriga Pococho. Ese hombre no es el mismo desafiador de la galaxia desde que le cayó el ventilador en el marote. Creo que Algo de la paz Lamarquiana se le quedo. Sino ya estaría repartiendo.

-Pero que dicen de cerrar? Van a clausurar la zanja donde han buceado tantos extraviados alcohólicos?, el terraplén lleno de cardos y latas por el que bajo el Mesías de la iglesia Milonguera de los Primeros pasos desdeñando el Tétanos? Van a precintar el Bosque que plantó el jardinero Cepito para terminar sus días junto a duendes y criaturas míticas? Van a clausurar la pista apisonada  que lleva las cicatrices de la emoción en cada pasto nonato, en cada chapa, en cada hundida piedra nivelando el pivot a los ponchazos como un novato que busca el horizonte de la ronda y se pierde en la secuencia ? Van a segar la parrilla apagando  las brasas incombustibles que el mismo Pococho trajo en la plancha de hierro desde su boliche en el planetoide Zappa cuando toda la galaxia nos proclamo campeones intergalacticos de truco? Van a alambrar la pampa por donde viene el Indio Martin cabalgando a Corsini y huyendo de su ex-amigo el tal Pat Garret? – Me miraron con cara rara.

A veces se me mezclan hechos reales con sucedidos de las peliculas de Peckinpah.

-Bueno – dijo Pitón –  Al Indio le esta costando ultimamente llegar desde el confín. La  pampa barbara se esta haciendo mas chica. A dos cuadras, donde solía estar la linea del horizonte una constructora compró el predio y han edificado un muro y una calle. Pronto será el Limite de un nuevo barrio privado. Suerte que a “Corsini” no le molestan  las polainas de caucho.

Corsini es el Caballo del Indio Martin. A veces Overo y a veces tobiano, según la circunstancia.

–  Catulo habla con metáforas como siempre. Pero entiendo  lo que dice usted Piton – acoto Papaguachi.

– Cuando los griegos contrataron a anforeros privados para baldear el ágora se vino abajo eso de la antigüedad clásica – dijo Pelandrun mientras pulsaba el botón para sacarse de encima uno que se acomodaba los zapatos con abrojos casi en la pista –  En cuanto a los romanos, no creo que a un ciudadano del imperio en los tiempos de Caracalla le hiciera mucha gracia esta moda de ponerle a los viejos dioses bonetes con crucecitas.

– Muchachos, tendremos que ejercer poderes fácticos en ausencia de los reales. La Milonga somos todos. No solo Riquelme. O sus forzosos “Socios de marca”. Somos los principiantes. Los que tuvimos un amor y no. Los que todos los viernes llegamos temprano para embellecernos por dentro. Aunque sea con asado y vino. Los que cuando cantan la ultima tanda le hacemos fuerza al dia para que se quede dormido.

– Con la accion poetica no hacemos Nada. Hay que recuperar el alma belicosa del Uruguayo y  movilizar a las fuerzas vivas de la milongueridad.

– Las fuerzas vivas de la milongueridad siempre llegan tarde. Por ahi algunos “Titanes de la Milonga” – apostillo Pipeta.

– Nos arreglaremos sacudiendo churros nosotros. Y si hace falta contratamos a los servicios Milongueros Mercenario Vieytes y Luconi.

– Castor, o Polux sino, cobrense estos Frizantes Fresedos inconclusos y diganle al  Bartender Mamerces Hijo que este mejunje es una porquería.  Ni para buche de cromo sirve. Y avisenle  a Mamerces Padre que tarde o temprano el Consorcio le va a sacar todo como esta haciendo con Riquelme.

– A sacar. A Sacar! Antes se venden los sanguches que sacar nada de acá.

– Que se creen que llevamos los nombres de los Dioscuros por capricho? Si les hacen falta héroes chiflen.

– Vamos allá?

– Vamos.

Nos levantamos como los cuatro de “La Pandilla Salvaje” con la misma resolucion con que decidieron rescatar a su amigo de las milicias mejicanas.  Al costado de la puerta del “New Roñoso” estaba el Indio Martin, con su lanza cruzada en la espalda. “Corsini” lucia unos botines de caucho michelin muy adecuados.

– Estaba esperando la zapandanga como Ernest Borgnine afuera del prostíbulo?

– No. Vine a zamparme un milaneson Echagüe con Vino triste.

Nos subimos al tangomovil de Pelandrun y con el caballo al pairo le fuimos explicando la situación por el camino. No es un barrio muy concurrido. Y menos a la hora del vermut y el primer trago.

Cuando llegamos a la milonga del Oriental vimos dos camiones del  Consorcio y  un furgón cargado ya con los dispensadores de papel higiénico con la cara de Discepolo y Tita y el papel secamanos  Troilo. Pegado en la doble tranquera que cierra el ligustro de la entrada el famoso cartel con la insignia del C.I..M.  y estas palabras: POR RAZONES AJENAS AL  BUEN ENTENDIMIENTO DE LA TANGUERIDAD MOTIVADAS POR LOS LAMENTABLES SUCESOS DE SEMANAS PRECEDENTES, ASÍ COMO LA PERDIDA DEL VALOR COTIZABLE -BONO BOTIN E INDICE TANGAL- DE ESTA MILONGA NOS VEMOS OBLIGADOS A RETIRARLE EL AVAL Y LA MARCA DISTINTIVA Y GLOBALIZADORA DEL C.I.M. (CONSORCIO INTERNACIONAL MILONGUERO) INSIGNIA DEL TANGO CIVILIZADOR A LO ANCHO Y A LO LARGO DEL GLOBO. ESTA MILONGA QUEDA CERRADA HASTA NUEVO AVISO. LOS ESPERAMOS EN NUESTRAS MILONGAS DEL CONSORCIO: AMIGABLES, CORDIALES, MULTIMEDIA Y SIN IMPREVISTOS. GRACIAS POR SU INTERÉS. FIRMADO C.I.M.

Arrancamos el cartel. Entramos. La compañía de teatro “Medio pelo y una cana” estaban terminando de ensayar  8 y medio sin que el Gordo Roqui, que hace el papel de Mastroiani – o Fellini – llegara a tiempo. Armaron la ronda final apurados por algunos operarios del Consorcio, que a los gritos iban bajando las pantallas panorámicas del poste central.  Sin que hubiera ninguna indicación del Director Otelo Gangrini fueron disgregándose  dejando la pista central vacía.  Apoyado contra el poste central estaba Pococho, lanzando palabras incoherentes con los ojos cerrados, la frente apretada por un trapo mugriento y la cara enrojecida.Estaba ido.

Ante la mirada de algunos “Titanes de la milonga” que hacían tomas en el ring unos diez o doce operarios de negro Iban llevándose en fila india   las mesas semi nuevas de madera y los carteles publicitarios. Las cuatro pantallas ya estaban abajo y en el poste central  solo se veía la vela perpetua iluminando la estampita del patrono de los milongueros San Finito Escabiadin y el extremo de las tiras de lamparas, colgando como racimos solidos de tristeza. Estaban a punto de guardar la ultima pantalla en cartón corrugado.

El Filosofo Pelandrunse abrazo a la ultima pantalla y dijo:

– Esperen. Quiero despedirme. En esta amiga ciega tuve fabulosos filosofismas. Vi “Tango Bar”. Y también “Karate a muerte en Bangkok ” Su arranque de sentimentalismo  me desconcertó.

– LLevátelo todo,  mis pilchas, mi vento, pero a ella dejala porque es mi mujer – Dijo Piton – Saludando con un beso a Martita que venia sin el maquillaje Felliniano.

Hugi y Muni tampoco reaccionaban. Estaban abrazados a la parrilla sin saber que hacer. Un escuadrón de Consorcieros  acumulaba todos los antiguos decorados de la milonga en una pila.

– Perdonen mi ignorancia. Pero además de lo que trajeron, van a llevarse todas las cosas del Oriental?

– A usted que le importa?. Además esta milonga esta cerrada hasta nuevo aviso. Gutierrez! estas porquerías  carguenlas en el furgoncito, que van directo  al chatarrero.

Esas porquerías eran los robots milongueros donados por el rata Debeljuh para que nadie se quedara sin bailar, los tanques de cal donde antes se enfriaban los vinos y las bebidas, las mesas de chapas y las sillas donde pasamos tantas noches gloriosas, los restos de la Carlos Gardel 54 que nos llevo hasta el asteroide Zappa y el planetoide Harrison cuando los Hercolobusianos amenazaron la civilizacion terrestre, los antiguos carteles donde se anunciaban La Tipica Sandokan y la sonora Rascabuches, Los restos de la gigantesca sombrilla que resguardaba el poste cuando había tormentas. Los Palos de hacer pasos del extraviado maestro Corchito Echesortu. Los micrófonos de pie y las conexiones arregladas por el loquito Piazzolla.

No eran muchas cosas, pero eran casi nuestras. Y habíamos aprendido a quererlas como si lo fueran.

Levante la voz Mis amigos estaban al lado. Corsini Piafaba ansioso.

-Esas porquerías, como usted dice, son el alma de esta milonga. Llevense todas las basuras, todos los espejitos de colores, todo el pakaging de Diseño y las mierdas que trajeron. Pero estas cosas se quedan aquí.

–  Ustedes no son nadie para decidir. Riquelme nos cedió los derechos cuando se afilio al Consorcio. Ahora que ha abandonado sus funciones El Consorcio decide. Y si El Consorcio quiere que esta milonga este cerrada esta milonga se cierra. Nos llevaremos lo que haga falta hasta satisfacer el importe de lo invertido. Aunque tengamos que sacar la plata del chatarrero.

– Les cedió los derechos? Les cedió los derechos dice?  Pero este potrero estaba aquí antes. Y que yo sepa no es de ustedes. Es de todos los que lo usamos.

– Se hace lo que El Consorcio dice. Y ustedes no pintan nada en esto.

– Me esta pareciendo que ustedes son solamente una multinacional. Pero del robo. Van prestando capital, remozando milongas, camelando con esto del Aval y la globalizacion. Para después quedarse con todo. Igual que especuladores bancarios. Saben que? pueden ir yéndose. Junten todas sus porquerías nuevas. Sus pretensiones y su arrogancia. Ya mismo. Junten sus cosas y mandense a mudar. Y diganle al que sea que Milonga del Oriental no cierra. Seguiremos aquí todos los viernes. Lo quieran o no.

– Se van a oponer al Consorcio?. Nos van a echar por la fuerza? Cinco gatos muertos de hambre como ustedes?

Mire hacia el suelo. Las sombras de la noche ya estaba entre nosotros. De pronto me sentí solo. Y viejo. Como si el futuro me estuviera ya guardando en un portatrajes. Como si mis palabras fueran ya un garabato en un papel amarillo y borroso. Las luces de colores colgando del poste iluminaban nuestra pobreza, nuestra valentía armada solo con la rabia ante la injusticia.

Y entonces pensé en la tierra. En la loca pretensión del ser humano de poseer algo que no le pertenece, que estaba antes y que estará después. Pensé en las grandes extensiones naturales alambradas. En lo que  ahora llaman gestión de las emociones, como si para llorar hiciera falta canalizar complejas burocracias sentimentales. Pense en el que compro la luna y pide regalias. En los publicistas que quieren vender la adquisicion de un coche en cuotas como un asunto mas seri que el romance y el amor. En el inmenso universo que esta ahi  y no le interesa si estamos o no. En todas las distancias que cruzamos y como despues de “Salvar” el planeta volvimos  en una nave destartalada(VER TORNEO INTERGALACTICO DE TRUCO Y MILONGUEROS DEL ESPACIO)  En perspectiva, aquellos rufianes del Consorcio eran solo dinero.

Mis amigos avanzaron a mi lado. Los Titanes de la milonga tambien.

-Saben. En esta pista se libraron muchas batallas. Y muchas escaramuzas. Es un potrero, un descampado. Pero para nosotros es sagrado. Tiene el poder de muchas noches y muchas emociones. Esta tierra esta abonada por el sudor de los milongueros de antaño, el entusiasmo de los milongueros del futuro y la ofrenda de presente de todos los que estamos. Esta milonga no se cierra.

Los veinte o treinta venian hacia nosotros.

En ese momento se oyó un estertor. El Uruguayo Pococho vaciaba su estomago para salir de una borrachera potente. Miro hacia donde estábamos y grito su “Que pasa acá!  Al levantarse pego en el palo central con la nuca y apagó las luces.

Todos los matones del consorcio murmuraron al mismo tiempo. En la oscuridad y mientras Pococho venia disparado a confrontar pude ver que junto a los pocos que estábamos  había sombras. Muchas sombras de nuestro lado. Hasta en el terraplén se veían siluetas listas para bajar a la pista.

Los matones recularon asustados. La voz del jefe salio tibia – Vamos. Quedense con su milonga. Pero a partir de ahora atenganse a las consecuencias –  Salieron todos en grupo caminando ligero.

– Porque antes de que este payaso hablara no nos ateníamos a las consecuencias, solo a las causas. Hay gente que tiene el cerebro comido por la television – Dijo Pelandrun.

Pococho no entendía que hubieran querido cerrar el Oriental. Le dio un empujón al poste. Las luces volvieron a encenderse. En el descampado ya no se veian las sombras.

– Y ahora? Pregunto Pergamino. Que hacemos?

-Riquelme se va a poner loco cuando sepa que le llevaron las cositas de tango diseño. Habrá que reponer las mesas. Esas de chapa ya no sirven.

– Y las pantallas. Tengo que ver “Rescate en el Barrio Chino” y “Conversaciones con Ramon Ernesto Crechas” A ver que me sugieren.

– El amigazo Fernando Corrado no para de hablar maravillas de esa tienda “Todo para el milonguero” Vamos a tener que pegarnos una vuelta por ahi a ver que encontramos. Y además reciclar estas cosas que hacen la historia de la milonga.

– Por lo menos el espíritu esta intacto.

-Y si vienen los del Consorcio?

– Si vienen ya estoy Yo – Dijo Pococho con el palo parrillero en alto – Les voy a dejar la jeta pá chiflar monos.

– un paso. Y despues otro. Vamos a la tienda

Asi que nos fuimos a TODO PARA EL MILONGUERO.  Teniamos hasta el viernes para desescombrar la milonga y abrillantarle el fervor al querido descampado…(continuara)

Mi profesion de fe es la escritura y la erudicion que dan las horas bien vividas. Leo mucho, escribo mucho, bailo mucho. hace mucho tiempo estudie ciencias de la comunicacion, leí hasta siete libros en una semana, vi muchas peliculas y leí mucho comic. Allende el mar aprendi a bailar y a estar en las milongas. Hoy, corregido y aumentado, vuelco lo que se en este humilde blog. Y lo que no se, lo recreo para que se diviertan aquellos a los que el dia dejó de lado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

wordpress theme by jazzsurf.com

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com