EL AVION DE LOS MALOS ARTISTAS – Por Catulo Bernal

EL AVION DE LOS MALOS ARTISTAS – Por Catulo Bernal

 

Sin adornos superfluos, mas allá de los queridos cachivaches familiares que se han ido juntando a lo largo de gloriosas noches, Milonga del Oriental renace cada viernes con la concurrencia de aquellos a los que no les interesa demasiado la forma, sino el fondo. Curiosamente los del Consorcio Internacional Milonguero, cuyo paso es largo y ocupa dos carriles, no han vuelto, pero no quedarán satisfechos hasta que Riquelme, el organizador les devuelva hasta el ultimo dinero sus decorados Estándar. El hombre volvió cambiado de su ultimo retiro en la montaña, mas cerca de sus ancestros comenchingones y con los orgullosos colores de la nación india en forma de colgante. Ya no le importa pertenecer al tour global de turismo, busca  lo genuino, lo que hace a “El Oriental” una singularidad. Han vuelto los viejos programas de “Solo Tango” en cinta V.H.S. difundidos por las pantallas de los televisores telefunken. Las películas de Artes marciales y las de Pepe Arias, Gardel, Nuestro numen Tito. Los oscuros trenes que pasan por el terraplén, las mesas  de chapa arregladas con alambre y cariño, las viejas luces sumergidas en pintura de obras sobrantes que salen en estrella desde el palo mayor, hogar de los borrachos melancólicos. Los baños tienen cuadros hechos con partituras y los restos de la Carlos Gardel 54 siguen sirviendo para colgar la pasta fresca. Bajo el limonero donde los principiantes suben como una prueba de coraje ritual a tocar o calzarse los zapatos de milongueros desaparecidos que cuelgan de las ramas altas junto con los limones para el chimichurri, tenemos nuestra mesa desde que el viernes es “El Oriental” Allí estamos a pie de pista, con un despliegue de viandas que comprenden una mini parrillada servida en tablas desde los dominios Pocochianos, milanesa picada, pan casero, chardonay helado y media jarra de granadina con un toque de vermut, una bebida que le gusta al inclasificable Pitón Pipeta. Hasta el momento las tandas del “Pecarí del doble tiempo” han sido briosas, como su baile y salvajes como sus milongas. La pista bulle cociendo a fuego lento a aquellos principiantes que ya están lejos de la orilla para pedir ayuda. Se hundirán con estilo y aprenderán a disfrutar pendientes del abrazo y del sutil contacto de emociones. Como es tiempo de festivales y calor el ambiente se llena de músicos nómadas que sin filtro suelen tocar alguna tanda para bailar, Los de esta noche, una agrupacion compuesta por violín, guitarra y cantante mala y ni siquiera suena a tango. Ni el entusiasmo de la pista salva los acordes del guitarrista, que rasca con un cepillo. El violín y los trémolos de la cantante, que esta en otro tono, van desafinados a la par. Una hipotética cruza entre los Enajenados del compás después de un viaje de ácido y Osvaldo Malandra el que se cree la reencarnación de Tita Merello podría brindar algo peor. Pronto se ven claros en la pista y luego una extensión desolada en donde bailan las mismas cuatro parejas que bailan cualquier cosa.

Diogenes Pelandrun, filosofo y empresario de la masa alta hace tintinear un par de hielos en su vaso de agua helada que aligera su lengua.

– Por ahí es una nueva estrategia de Riquelme para que después de este atentado la gente le meta a Darienzo con más ganas.

– Es curioso como la globalizacion hace proliferar este tipo de “Artistas” que invocando la novedad se ponen a cantar sin siquiera conocer el genero. Este muchacho guitarrista por ejemplo estaría mejor acompañando a hinchadas futboleras o despedidas de soltero. Es claro que no se gana la vida con la música

– Hay muy pocos que se ganan la vida con la música. Y cada vez cuesta más.

– Pero les parece que habrán ensayado algo? Porque suena a rejunte. Como si se hubieran conocido en el avión de los artistas malos y para pagarse las vacaciones vinieran a mostrarnos lo que saben hacer.

– Poca cosa saben hacer y el repertorio no es muy de baile. La Mina del Ford, desde el alma, milonga sentimental y después volver? Ni para el cumpleaños del tío – dice Romulo Papaguachi que en verano se anima mas a la milonga porque le resulta mas cómodo venir a comer al Oriental que prender el horno o el calentador.

Pelandrun se toma su tiempo para ensartar en un tenedor de pinchos largos que viene con la mesa los cuatro trozos mas quemados de la picada milanesera.

– Lo del avión de los artistas malos es una imagen que se ajusta perfectamente a la circunstancia querido Catulo.

– Imaginaria, pero no muy lejos de lo real. La diferencia está en que todos los pasajeros van sentados en la incoherencia y tienen en común la caradurez, la soberbia necesaria para presentarse como figuras de nivel. Como quien clavando una estaca en la tierra descubre un veta de pirita artística que fertiliza con sus ganas y fermenta con un destilado de su invención esperando que se transforme en oro.

– Haciendo la piedra filosofal con alcohol, ginebra, yuyos y cascaras de silencio.

– cascaras de silencio. Parece uno de los ingredientes que usaron los enanos para forjar la cadena que sujetaba al lobo Fenris, en la mitología nórdica: la escupida de un pájaro, la raíz de una piedra, el aliento de un pez…

– Pero a ustedes les parece que a estos muchachos les pagara algo Riquelme?

– Una vianda de asaduras si le quedan bandejas plásticas take away de la milongueridad, con vinos reciclados de mesas con poco consumo. Tal vez alguna ración de mayonesa de ave, la posibilidad de algunas monedas a la gorra, que se yo..

– Habran venido a tocar para que algún amigo les haga un vídeo y lo cuelguen en las redes.- No descartemos que la crisis haya precipitado vacaciones forzadas del tipo “Vamos a ver que nos encontramos allí, a recorrer y si de paso nos salen algunas clasesitas sueltas de Tango nos volvemos con alguna moneda.” Aunque los bailarines se consideren maestros después de dos años de experiencia en germinador, los cantantes se crean Elvis y los guitarristas rasquen reggae.

– El avión de los artistas malos viene cargado hasta los pasillos con gente que hace alianzas sin escrúpulo y piensa que aquellos a los que van a infligir sus dotes no saben nada.

– Puede ser a esta altura del partido, en este globalizado mundo en el que vivimos que algunos piensen todavía que van a lucrar solo por la novedad, cuando la novedad se esta llenando de polvo en las estanterías de los zapatos olvidados?

– No. Pero los pasajeros del avión no lo saben. En su afán de hacer lo que sea crearan lo que sea y creerán que son buenos, hasta que por el habito de creerse buenos lleguen a tener un nivel aceptable. Surcan un cielo de fantasía con estrellas de merengue.

– El avión de los artistas malos no vuela nunca con normalidad. Según yo lo veo, Catulo, en algún momento a esa imagen tuya se le rompieron las alas y los ocupantes soplan o hacen esfuerzos hasta con el esfínter para aterrizar y salvarse de la catástrofe. El salvese quien pueda del arte nos rodea.

.- Uno no puede salvarse de un naufragio subido a un avión. Los aviones no contradicen su esencia. Se hunden mi querido Diogenes. Pero los malos artistas no parecen entenderlo. Hacen viento con sus obras tratando de acercar el armatoste a la orilla. Y lo que es peor, algunos hasta hacen pie.

Pitón Pipeta ataca con furia un chorizo salpicandose.

– Creen que hace algunos años el gusto de la gente iba a permitir algunas cosas que hoy se toleran y aceptan como arte, solo por el concepto? A patadas los sacaban antes o partiéndoles el cuadro por el lomo. Puede que estos arribistas tengan fama. Pero eso no hace que sean buenos.

– En la galeria de la academia de Firenze esta el David de Miguel Angel. Hay algunos, muy pocos que se emocionan viendo eso que alguna vez fue un bloque de marmol y que la genialidad de Buonarrotti transformo en inmortal. En la tienda de souvenirs del museo hay otro David de plástico color rosa, con las mismas proporciones. Adivinen donde se hace mas fotos la gente. y que durara más si se produce un cataclismo.

– como los productos de TODO MILONGUEROS, el supermercado de la tangueridad barata. Los pasillos llenos de gente. En cambio, la tienda coqueta que tiene el amigo Divino, con su amiga Helena tienen productos buenos y siempre esta vacío.

Los rascatangos han dejado de cantar. Con buen criterio el Pecari pone una tanda de Canaro que llena otra vez la pista. Pienso en TODO PARA EL MILONGUERO. Pienso en Helena. Y me hundo en un trago largo de chardonay dejando que el frío apague mi angustia. Donde estará ahora aquella muchacha que fue el amor del paraguayo Pastura antes de que lo tragaran las tinieblas milongueras? El hombre funciona con esperanzas y sueños. El recuerdo de aquella mujer, aunque no aparezca por las milongas, me hace sentir mejor.

– A este paso dentro de unos años hablaremos del aeropuerto de los artistas malos.

– Na. Lo bueno siempre queda. y como dice Catulo, Los aviones no flotan, Pipeta. Parece que todo lo que vemos es un arte de proximidad, de amiguismo y changa, por nombrarlo de alguna manera. En analogía con las fondas que están abiertas hasta tarde o los Macd y Burguers que quedan cerca de casa. Si te da hambre puedes llenarte la panza con eso. Pero no alimenta. Es como esos que viajan a Italia solo para comparar la pizza del mas infame bodegon para turistas 24 horas con la pizza que hace el moncho de su barrio, que segun creen esta mil veces mejor. El que sabe comer preguntara primero donde comen pizza los locales. Y el que no ira derecho a donde esta la pizza mas grande y barata, o donde lo mande el guia o el interesado de turno. Con el arte es igual. El verdadero artista es capaz de esperar pacientemente hasta que lo que hace lo satisface. No tiene la necesidad compulsiva de mostrarse y decir: Yo hago esto, yo hago lo otro. Mirenme y comentenme. Denme me gusta. El artista grande es humilde y reservado. No sabe venderse. Como el maestro artesano que tiene un producto hecho con amor y cariño en una pequeña tienda.

-Como nos pasa con este querido Blog. Cuantos amigos nos leen y cuantos estarian dispuestos a depositar un obolo por cada risa? Pero como no somos vendedores y no ponemos fotos de gatos haciendo ganchos y sanguchitos no nos compran. Mecenas. Mecenas que nos salven.

– Nuestro amigo Catulo es un ejemplo. Intento vender sus poemas en el tren de la milongueridad y se los querían comprar por lotes. Anda malviviendo por ser fiel a sus principios. Y los mecenas lo esquivan. En cambio los libros de “Editorial El Croto” se venden como churros. Pero a Catulo puedo seguir leyéndolo. Y al Croto no. El avión de las malos artistas vuela mediocre. Si baja mucho lo cascotean. Y si vuela muy alto se parte en mil pedazos.

El guitarrista paso con su gorrita. Aunque no se lo merecía le puse unas monedas, la mitad del pago de un escrito sobre los milongueros consentidos. Alguno envolvió algunas papas y un poco de chorizo. Pelandrun fue más allá.

– Tome muchacho. Aquí hay un euro. Pida las partituras del baño y hagale fotocopias. Comience por ahí y si se entusiasma invierta en clases. Pero no venga a una milonga con la actitud de un conquistador que trae las enseñas de su patria y un crucifijo. No somos indios. Cualquiera de esos señores que bailan le podrá decir que orquesta suena y en que momento viene la variación. Incluso le dirán si Echague estaba resfriado o un poco tomado. Estudie un poquito. Puede que en la playa a gentes que asocian Tango/Gardel les pueda sacar algún maravedí. Pero aquí con la denominacion de origen no alcanza. Si va a tocar tango toque tango y no reggae. Las notas tocadas por aproximacion no valen.

El pibe se va sin decir nada.

Mocito taura nos acerca el primer corte de un matambre jugoso con la grasa doradita doradita. La carne esta sabrosa y en su punto. Al igual que la pista que se ha ido encarrilando con buen baile. Pienso que todos vamos dormidos en un avión que despega pero no se sabe donde aterrizara. Buenos o malos los sueños de nosotros pasajeros se mezclan en el aire, presos de una gota de metal o del aliento de un dragón forjado con alquimia.

Todos buscamos la piedra filosofal. Hay quien la busque para transformar los metales impuros en oro. Y quien se deje la existencia en la gran obra para alcanzar la inmortalidad y la iluminacion.

Muy arriba vuela un avión que solo es un foco y ruido.

Mi profesion de fe es la escritura y la erudicion que dan las horas bien vividas. Leo mucho, escribo mucho, bailo mucho. hace mucho tiempo estudie ciencias de la comunicacion, leí hasta siete libros en una semana, vi muchas peliculas y leí mucho comic. Allende el mar aprendi a bailar y a estar en las milongas. Hoy, corregido y aumentado, vuelco lo que se en este humilde blog. Y lo que no se, lo recreo para que se diviertan aquellos a los que el dia dejó de lado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

wordpress theme by jazzsurf.com

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com