MILONGUEROS QUE SE VOLVIERON LITERALMENTE LOCOS POR EL TANGO II

MILONGUEROS QUE SE VOLVIERON LITERALMENTE LOCOS POR EL TANGO II

Personas normales, seres cuya mente comienza  a obsesionarse con una sola idea: Bailar, bailar y bailar hasta que el hilo que sostiene su frágil realidad se rompe y la cordura que los mantenía al suelo  los deja girando en el delirio de su sin sentido. Conozcamos mas  de estos intrépidos exploradores de la demencia.

LOS CARCAJADA TANGO CULTURISTAS:  Su caso es frecuente, pero no común.  Eran bailarines normales hasta que se les puso en la cabeza la meta de todo innovador: romper con todos los esquemas y hacer un baile único y nunca visto. Este tipo de pensamiento a no ser que provenga de alguien verdaderamente genial busca el atajo desdeñando el método: Se rompe todo, sin  haber llegado a armar nada.  “El final, el final lo es  todo”  era una frase que volvía recurrentemente mientras insomnes veían el canal de deportes con los pies gastados de tanta innovación. Entonces todo cerró. El concepto genial se unió a la acción y se produjo la epifanía .

La primera vez que mostraron su arte en  medio de la pista nadie lo entendió. Después tampoco. Cierto es que tenían un problema grave:  La fluidez de su movimiento se limitaba a ir de una pose a otra, como fotografías estáticas pasadas lentamente por una abuela miope,  componiendo en tres segundos una pose que duraba diez más, con el aditamento de gestos en tensión, fuerza y gritos, la misma rutina que ejecutan los fisicoculturistas en competición. Este  baile, llamado por muchos Estilo diapositiva  o baile diarrea,  los excluyo inmediatamente de todos los ámbitos milongueros. En vez de asumir el error  los Carcajada optaron por llevar adelante su locura con el mismo método de muchos mediocres: apelaron a la discriminación, la frustración del artista incomprendido,  recurriendo frecuentemente al famoso “El mundo no está preparado aun para nuestro baile”

A fuerza de perseverar lograron dos master-class en cabarets en donde les pagaron con 10 billetes de cinco  fotocopiados.

A veces se los ve haciendo su tango por las calles del centro, ganando algún dinero a costa del rencor de la estatua viviente.

LA SEÑORA CHEGUSAN Y SU PAREJA. Venia a la milonga muy temprano y se sentaba en su mesa reservada. Era buena bailarina pero nunca la sacaban mucho pues los supersticiosos de la milonga le tenían un poco de temor. Máxime cuando al comenzar una tanda se paraba sola en la pista y comenzaba a bailar como si la llevara un duende o alguien invisible.  Además de bailar sola sus movimientos eran exagerados, altos sus voleos e incluso sus adornos que lisiaron a mas de una persona. Cuando la tanda terminaba La señora Chegusan iba hacia la pareja a la que había topado y casi llorando les rogaba que perdonaran a “ATilio”. “Ya saben como es de orgulloso”, les decía.  En los Brazos de “Atilio” la señora Chagusan era un arma con las piernas cargadas. Volvía a la mesa, se ponía a gritar  con su interlocutor invisible, lloraba, se enojaba y tiraba todo el vino al aire, manchando siempre a algún milonguero que pasaba.  Quizá estaba cansada de planchar en todos lados y su mente concibió esta pequeña venganza. Quien sabe.

EL QUE COMPRABA PASITOS. Vendía pastillas, empanadas, alfajores, pañuelos y perfumes por las milongas, con una bandeja de chocolatinero.  Su discreta camisa negra fue transformándose en un traje estándar del tipo casino, con el que voceaba sus productos.  Cuando las milongas se acababan solicitaba cortésmente permiso y barria la pista donde se habían dejado el alma los grandes, siempre los días de exhibicion. De esas operaciones surgio un comercio con otros productos selectos no promocionados, de los cuales el menos nocivo era el viagra.  La selección gourmet de pastillas solo ofrecida a entendidos incluia  lapices de Misse, Sacadas de Naveira, cambios de frente de Salas, adornos de Geraldine, caminata de Montes. Todo en cajita de color madera, con las letras pintadas a mano en fibron o esmalte.  Incluso proveia droga dura: una secuencia multipasos combinada de varios bailarines con vitaminas y ginseng. Entre los junkies de figuras destacaba   Toto Criveta,  mal bailarín que en vez de tomar clases se endrogaba con todos los productos del mercader y   el convencimiento de los que llevan la fe en los milagros hasta las ultimas consecuencias. Su tango no mejoro y  todo su dinero se fue en milongas y multipasos. Crivetta comenzó a vender también en otras milongas, fraccionando las pastillas – que solo eran polvo de pista con azúcar glass –  para pagar su vicio. Estafo a su empresa, se metió con prestamistas y justifico lo imposible por el multipasos vitaminado Sandokan.

Ahora esta en la cárcel donde cada dos días pretende que le pasen la “Pelicula de Chicho para aprender tango tras las rejas”.

El mundo esta lleno de ilusos.

RAMON GASARDA. EL CRUZADO DE LA TANDA: Bailarin mediano su vida discurría placida hasta que comenzo a creer en una orden casi militar una cuyos orígenes se remontaban a la edad media y tenían alguna conexion con los templarios:  “Los pobres soldados del paso de la Clase de Ramon” o “Tangarios”, como se los conocía vulgarmente. Su  mision  proteger al bailarin primerizo y al indefenso de maestros malhechores, malandrines, golpeadores y giradores sin compás  hasta que se transformaban  en Milongueros normales. Segun Gasarda, en las milongas de antes había un miembro o dos de la orden,  tipos oscuros que bailaban cruzado, pero encarrilaban discretamente las tandas, con su lema: “En tu gloria paso, en tu gloria, nunca en la nuestra”. La mala alimentación – vino moscatel y croquetas de mortadela –  y una encarnizada batalla casi perdida contra inescrupulosos y ventajeros  había diezmado a los Tangarios que en sus momentos de mayor poder bajo el mandato de Romualdo Nicolás Pirola, ultimo gran bailarín suprema con puré llegó a tener hasta 200 caballines milongueros  y 100  peonachos sin pasos. El convencimiento de Sagarda era tan grande que de una milonga a otra el mismo se invistió como “Tangario” yendo a bailar con cota de malla, un peto con el dibujon de un mocasin charolado en rojo encima del corazón y  un pequeño puntin de metal reliquia traída de los santos lugares con un fragmento del fémur del Cachafaz.  Su gesta como cruzado duro poco. Lo echaban de todas las milongas por su comportamiento agresivo y el ruido del cilicio.

Con su armadura a cuestas y sus zapatos a modo de escudo llamo a todos los hombres y mujeres de bien para iniciar una tangada santa contra la cumbia y  el reggaetton que fracasó por falta de financiacion y perturbados. En una cruzada un poco mas modesta se propuso combatir a los inadaptados y recuperar las milongas al aire libre, las únicas en las que su comportamiento fanático no parecía molestar.

Yendo a disciplinar con su puntin “Gasuso”  a una pareja que movía la cadera con poca milongueridad en un paseo marítimo perdió pie y cayó al agua.

Es lo ultimo que se sabe de Gasarda.  El plástico flota. La estupidez y las armaduras,  no.

EL QUE NO QUERÍA MORIR: El caso de este hombre es un viejo sueño de la humanidad llevado a extremos. Gran bailarín y milonguero sintió como sus pies comenzaban a ralentizarse y sus movimientos otrora certeramente colocados en el compás llegaban casi siempre un segundo tarde. Los sabios revisten su postura y su dignidad con señorío, pisando más fuerte sobre la pista, marcándole al tiempo su propio compás. NAGUALEN  PECHOGRAISCUL que creía dilatar su fecha de caducidad cambiándose a un envase juvenil e informal – usaba jardineros y camisolas largas –  llevo su fantasía al limite: se propuso eternizarse en la milonga, empleando en su cometido todos los medios a su alcance.  Pero el hombre no era rico y sus recursos limitados. Comenzó a descubrir virtudes ignoradas por todos en comestibles y productos de uso doméstico. “En alguno de estas cosas desechadas está el secreto de la inmortalidad” se decía haciendo vahos de cardo. Su cama era una vieja nevera  puesta en mínimo y forrada con hojas de alcachofa. Usaba  unas gafas hechas de piel de tomate y se bañaba en una bañera llena a partes iguales con yerba vieja y el tegumento de la cascaras de huevo. Probo e hizo infusiones y caldos con los desechos de las mas variadas cosas. No había hoja ni yuyo  que no probara crudo, en caldo o infusión por  su afán de perpetuarse. Compraba uvas y las hacia pisar por sus nueve  gatos para hacer vino patero.  “El felino le confiere al vino, anti-oxidante natural, su propia agilidad” – decía a las chicas en las conversaciones. Ninguna le creyó.

Pronto llevo su propio vino embotellado a la milonga, junto con empanadas rellenas  de anémona  llegando a bailar con un traje impregnado en polvo de estrella de mar,  porque “Mantiene joven el cuerpo  y regenera la piel muerta”.  En el salón de su casa hizo una tienda de sudación Lakota  con los tapizados viejos de un citroen y unas tacuaras. Dentro se ahumaba con piedras calientes,  quemaba  hierbas medicina y cada tanto  alguna carnaza. “No hay que olvidar el tradicional ayurveda gaucho  hecho  a asado y vino, que ha dado tantos criollos centenarios”

“Hay que bailar todas las tandas, expulsar al hombre viejo que vive en nosotros como sacamos con el sudor los malos espíritus y demonios que corrompen nuestras células” dijo una noche  mientras masticaba flores violetas para el mal aliento y salia  a bailar un D’arienzo-Echague. En un momento viendolo patalear espastico se pensó que atravesaba por sobredosis de ganchos, una patología rara, pero conocida.  El servicio de urgencia qque lo atendio trato de vaciarle el estomago  de las florcitas – que resultaron ser de  acónito – pero llegaron tarde.

A su entierro no fue ninguno del ambiente. Cometió el imperdonable error de morirse arruinando la tanda y la milonga.

Imagen de perfil de juan ignacio Arias
Mi profesion de fe es la escritura y la erudicion que dan las horas bien vividas. Leo mucho, escribo mucho, bailo mucho. hace mucho tiempo estudie ciencias de la comunicacion, leí hasta siete libros en una semana, vi muchas peliculas y leí mucho comic. Allende el mar aprendi a bailar y a estar en las milongas. Hoy, corregido y aumentado, vuelco lo que se en este humilde blog. Y lo que no se, lo recreo para que se diviertan aquellos a los que el dia dejó de lado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

wordpress theme by jazzsurf.com

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com