TARAREANDO TANGOS DE MODA COMO SI FUERAN NUEVOS – Por Catulo Bernal.

TARAREANDO TANGOS DE MODA COMO SI FUERAN NUEVOS – Por Catulo Bernal.

Estamos como cada viernes en nuestra mesa bajo el limonero y al pie de la terrosa pista del “Oriental” milonga, descampado, potrero futbolistico, ring para los “Titanes de la Milonga” y sala de ensayo a cielo abierto del barrio que alguna vez fue pampa y hoy una manzana agreste con  nuevos edificios  asomados detras del bosque que el jardinero Japones Cepito hizo crecer para darle un paisaje mejor a su cabaña rustica y al templo shintoista donde reza.

El Oriental esta en modo hipérbole. Sera que la concurrencia anda buscando aquellos perdidos carnavales de comparsa y mascarita que tanto gustan al amigo Romulo Papaguachi ” porque se conocen inolvidables amores” suele decir, quien casi se pierde por la bataclana Olguita Filiber. El hombre esta viniendo a milonguear seguido desde que volvió a dar clases el maestro del paso desvariado Corchito Echesortu. Y para no dejarlo solo hemos hecho comitiva  El Indio Martin, Diogenes Pelandrun el filosofo y un servidor llamado Catulo, poeta de la milongueridad y cada tantos.   Piton Pipeta tenia una cena de camaradería con los Boy Scaut de paso flojo. Asociación de senderistas a trayecto corto que encubre a bebedores de cerveza.

Se respiran las ultimas fragancias del invierno. No es que haga frío. Riquelme el organizador hizo hace tiempo un pacto en la montaña con los antiguos dioses primigenios para que el descampado se mantenga en unos ideales 16 grados.  Aunque se sabe con esos tratados, se hacen difíciles de sostener y ha habido memorables noches milongueras con tromba de agua e inclemencias. En lo cotidiano todos comentan desde hace días lo maravillosa que es la película “Roma” Sintiéndome discriminado la saque en la biblioteca y me pareció fastuosa.

 No dejo de ver el desorden, la amalgama vital, los personajes exóticos. De Fellini. Sin venir a cuento digo que habrá que ver esta del tal Cuaron

.-Para no quedar mal o al menos excluido de las conversaciones.

 Diogenes Pelandrun descabeza un chori pan de extremo.

– A quien le importa?  Lo que quieras ver como real no es mas que una recreación, una fabulación interior inexacta y no siempre verdadera. Si de verdad quiero saber lo que esta pasando en el mundo me levanto a las tres de la mañana, camino por las calles vacías de mi barrio y me entero mucho mas que si estoy conectado en las redes o en ese nefasto articulo que se ha vuelto de primera necesidad por el aburrimiento.

-La televisión?

-No por favor. Por quien me toma? Por uno de esos condenados a muerte por las series o las realities?  Me refiero al móvil. No les pasa que cuando lo necesitan siempre se estropea? A mi si.

– Ustedes no se acuerdan  pero antes había un teléfono cada cuatro casas y en provincias cada una calle. La noche que me premiaron por el programa “Minutas milongueras” vino a buscarme mi vecino Don Jose. Tuve que correr porque  se trasmitía para todo el país por radio Nacional. Como no llegaba  el conductor de la gala  dio paso a uno que contaba chistes tangueros. Después se hizo famoso, un tal Neroncito – Tercia Papaguachi dejando huérfana de mayonesa unas papas.

-Neroncito? Habia un Caligula con Silvio Soldan.

-Caligula tenia buenos chistes y era gracioso. Neroncito fue el precursor. Sabia que era malo pero a algunos salames le gustaba su humor de intermedios sobre todo porque se metía con los músicos de las orquestas.

– No trascendió, no?

– Era malo. Y lo retiraron cuando estaba en la cúspide de su carrera los muchachos de la Sonora “Seis luces.”

– tampoco la conozco.

– Cuando se fugaron del presidio la banda se disolvio.

-Pero de hace cuanto estamos hablando Romulo? Cuanto lleva su programa en el aire?

– Iba a cumplir 50 años en Mayo, la mitad de Billiken. En Marzo me levantan.

-No me diga! Y que va a hacer?

-Esas cosas de jubilado. Comer. Viajar. Perfeccionar las pocas clase que tome con Rino Praupa. Dejarme ver por las milongas. Vivir. Que se yo.

– Y Martita sigue como operadora?

– Martita? que Martita?

– Martita. la pareja de Piton. La que hace teatro.

– Piton? Quien es Piton?

– Piton Pipeta. Se acuerda? Estaba con nosotros en cuando fuimos al Torneo Intergalactico de Truco.

-No se de que me hablan. Cuando estaba de moda el tango “Canaro en Paris” había una Martita que trabajaba conmigo. Pero la echaron cuando se puso de moda “Este es el Rey”.

Nos miramos preocupados en la mesa. Pitón sigue creyendo que su mujer va a la radio. Y Romulo… es imposible que después de tantas aventuras no se acuerde de Pitón.

El Indio se ha bajado medio tarro de chimichurri con galleta esperando las entrañas que Mocito Taura trae cantando “paso mi vida entre sonrisas y alegrías. Paso mi vida en una eterna vibración”

– Sera verdad la asociación del paso flojo?

Mocito Taura sirve y a cada nuevo comensal de la mesa y de las mesas vecinas  repite el tango  en un loop obsesivo.

-Pero que le pasa a este?

-hablando de tangos de moda.

– “sin duda son estas palabras, algunas que repite y ha aprendido de un amo desdichado a quien persigue la fortuna fatal y cuyo estribillo triste fuera “Nunca más, Nunca Más”

– Bueno, si es Riquelme será “Hay que comer muchachos, Hay que comer” O “Plata, quiero plata”

– Pero donde esta de moda ese tango?

– Querrá decir donde esta de moda de nuevo ese mismo tango. Que yo sepa hay muy pocos tangos nuevos. Y no tienen la difusión masiva como para idiotizar a uno que sirve en las milongas y se supone curtido en tendencias.

-Son tendencias.

-Si. Es verdad que hay tendencias – Pelandrun atrapa un trozo de vacío y lo mastica con ganas –  la tendencia mas duradera es la estupidez. Hay verdaderos cazadores de pavadas  tangueras que reponen de moda tal o cual tango, según la pareja que lo baila, el uso horario, la costumbre regional o la cantidad de crédulos por metro cuadrado de pista dispuestos a pagar por la novedad.

-Igual resulta un poco molesto que cada vez que Mocito Taura sirve un chorizo venga acompañado de cortina musical.

-Por ahí Riquelme les exige temas de presentación a sus camareros.

– Nadie esta tan loco. Ademas Mocito Taura debería seguir “Y milonguero, galán fornido” y “Muñeca brava mientras trae las bebidas entraría cantando “Sos un piscui de pestañas muy arqueadas”

– Insoportable.

-Por ahí es un mantra casero.

-Es mucho mejor que si cantara “Las mujeres son tremendas cuando se quieren casar” en un mes lo escuche como diez veces en milongas distintas. Después lo volvieron a matar.

-El problema de los tangos de moda es que muchas veces vienen en pac.  Tango, secuencia,  vestimenta, explicación,  el tutorial Online y ejercicios  autocorrectivos – Dice Pelandrun –  Y Si se fijan en la pista hoy verán que hay muchos alumnos  viejos que se auto corrigen con indulgencia.

– Hablando de autocorreccion. Debería existir algo similar en cuanto a la forma de vestir. Fíjense en ese muchacho. Lleva una camisa con implicaciones cariocas estampadas a mano pero con los cinco dedos.

-A ese en la milonga de antes no lo dejaban entrar – acota Papaguachi –En la época que estuvo de moda “Chique” Hubo una milonga cajetilla que exigía modales y buen vestir. Una milonga bien.

– Yo no lo veo mal. Si no hay esmero tampoco habrá perfume ni disfrute.

Esta milonga era muy finolis. Club Bientó se llamaba y se murió de lujo. El finado Cindor Gramyi  se presento una noche a milonguear con chaqueta de visón  y camisa de raso color lila. Parecía Liberace en un vídeo que me mandó el otro día el amigo Federico Herrera, milonguero curtido si los hay. Estuvo haciéndose el marques en la pista, floreándose con el tapado mientras exageraba ochos y tarareaba tangos al oído a las muchachas . Lo que pasa que Cindor las cantaba como las había aprendido en la cárcel. Tomo mucho, el tarareo se le puso sexual, se enardeció y lo echaron.

– Lo echaron?

–  Se Sacó el visón y la camisa en pleno invierno para pelearles a los de la puerta y le robaron todo.  Después  se supo  que el visón era un cubrecama “a la importancia” y la camisa un mantel del “Ilustre restaurante Ilustre” arreglada.  A Cindor siempre se le dio bien la costura de contingencia.  Y saben que? Durante una temporada en las milongas se tarareaba mucho “Secreto” pero en la versión de Cindor: “ayer yo visite, la cárcel de Batan y en una triste celda solitaria, un hombre arrodillado ante el cristo redentor decía Perdóname Dios Mio, robé por mi Mamá”

Romulo toma un trago de vino y luego  suelta –  Si la habré susurrado al oido a mi querida  Ursula.

-Eso fue antes del asunto de Olguita Filiber, Romulo?

-Que Olguita? yo no estuve nunca con ninguna Olga.

Siento el tiempo cayendo todo junto. Como si la Roma de Fellini se hubiera  transformado en esta película nueva, blanco y negro. Romulo sigue contando cosas, sin percibir que se le escapan cada tanto  pedazos capitales de su vida.

A pesar del despliegue de colores y la fingida alegría carnavalera la milonga se va apagando por la melancolía del musicalizador, que lleva tres o cuatro tandas sin que se escuche un solo tango picadito.

Mocito Taura sigue cantando su mantra y cuando Pipistrela se acerca a retirarnos los platos escuchamos que canta “La quiero así, con su cabecita hueca”

Pasan las modas, pasan las ilusiones. Pero a ese tango no hay forma de ponerlo de moda.

Mi profesion de fe es la escritura y la erudicion que dan las horas bien vividas. Leo mucho, escribo mucho, bailo mucho. hace mucho tiempo estudie ciencias de la comunicacion, leí hasta siete libros en una semana, vi muchas peliculas y leí mucho comic. Allende el mar aprendi a bailar y a estar en las milongas. Hoy, corregido y aumentado, vuelco lo que se en este humilde blog. Y lo que no se, lo recreo para que se diviertan aquellos a los que el dia dejó de lado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

wordpress theme by jazzsurf.com

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com